EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

miércoles, 22 de abril de 2009

El sueño

–He soñado a mi mamá –me dijo mi madre un día antes de morir.
Estábamos desayunando. Ninguno de los dos sospechaba que la muerte estaba acechando nuestro hogar.
La abuela Felícitas había muerto veinte años atrás. A pesar del tiempo pasado, mamá la recordaba y la seguía llorando.
–Estábamos en Chincho. Después fuimos a otros lugares.
Enumeró los nombres de sitios donde pasó su infancia. Eran lugares que yo solo conocía por sus nombres.
–Estaba igualita como la última vez que la vi.
Mamá y la abuela se habían visto por última vez veinticinco años atrás.
Yo no recordaba a la abuela. Tenía tres añitos cuando la familia se vino a la capital. Después, con la guerra interna, fue imposible ir a visitarla. Ni siquiera sabíamos dónde estaba enterrada.
Mamá lloró.
Terminé mi desayuno y me fui a trabajar como siempre.
Después de su muerte, recordé ese sueño de mamá. Seguramente fue su alma quien visitó esos lugares recogiendo sus pasos.

1 comentario:

  1. Que increible lo que los sueños son capaz de revelarnos.

    Besos

    ResponderEliminar