EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

lunes, 31 de agosto de 2015

Nayelly: fotos oficiales del ensayo











Nayelly: Domingo 6 de setiembre.

Fotos oficiales sobre los ensayos de Nayelly.










sábado, 11 de julio de 2015

domingo, 21 de junio de 2015

Homenaje a mi padre en su día

Era un 19 de marzo,
eran las ocho y diez de la noche,
tomaste mi mano entre tus débiles manos,
repetiste bajito mi nombre
y volaste hacia las estrellas.

Crucé sobre tu pecho yerto
tus brazos que alguna vez fueron de acero,
besé tu frente convertida ya en un témpano de hielo.

Un estertor de animal herido brotó de mi garganta,
mis ojos se desbordaron en llanto
aquejados por este doloroso quebranto.

Loco, desesperado,
solo, abandonado,
anduve por las calles solitarias
recordando aquella playa de mi infancia
en que tú eras alto como un árbol
y me llevabas sobre tus hombros
contándome historias de vikingos y piratas,
de barcos fantasmas,
de sirenas, de princesas marinas y de hadas
y a mí me brotaban alas
y volaba con las gaviotas hacia el sol.

Quise arrancarme el corazón
para devolverte la vida
que un día me diste con amor,
¡oh, vano intento!,
eso era imposible.

Dos días después,
tus restos llevé sobre mis hombros al camposanto,
con mis manos cavé la tierra dura
para darte sepultura.

Lágrimas tiene el camino, padre,
por donde cada domingo te voy a visitar,
estás dormido bajo los geranios y lirios
y nunca más despertarás
tú que anhelabas vivir más.

Por eso estoy triste,
por eso en los jardines
las flores se han vestido de colores grises
y los niños ya no ríen felices.
Lágrimas tiene el camino, padre,
desde que te has ido.
solo me queda la esperanza
que una tarde vuelvas,
tomes mi mano entre tus manos,
digas mi nombre
y volemos juntos hacia el sol
como las gaviotas

de aquella playa de mi infancia.

jueves, 18 de junio de 2015

Ganador

Estoy entre los ganadores del concurso de teatro Sala de Parto gracias a mi obra "Nayelly", la historia de una chica que quiere cambiar su "destino" involucrándose con su profesor.
Me alegra saber que mi obra resultó una de las ganadoras. Es la primera vez que participaba en un concurso de teatro, aunque he escrito unas cuentas obras teatrales, pero esta es en la que puse todos mis esfuerzos.

domingo, 14 de junio de 2015

Teatro

¿Estaré entre los ganadores?

sábado, 6 de junio de 2015

UN DÍA EN TU VIDA

Un día en tu vida
hubo alguien que quiso regalarte una sonrisa,
pero como tienes el corazón de piedra
y el humor de las fieras
pensó mejor no
y te dijo adiós.

Un día en tu vida
alguien soñó contigo,
pero ese sueño tan bonito
se convirtió en pesadilla
y decidió seguir su camino
porque nadie te soportaría.

Un día en tu vida
hiciste latir un corazón
cuando no te conocían,
hiciste creer que el amor
todavía existía,
¡oh, qué equivocación!

Un día en tu vida
alguien quiso que sonrías,
y no quisiste sonreír

y todo terminó así.

domingo, 31 de mayo de 2015

La rosa negra (análisis)

De la tumba propia a la AGONÍA

Written by  
Rate this item
(1 Vote)
Por: Francois Víctor Villanueva


El último libro de cuentos “La Rosa Negra”, del escritor huancavelicano (pero ayacuchano de corazón) Harol Gastelú Palomino, nos introduce en un mundo fantástico donde la realidad se transfigura con premoniciones mortales, un sosía envidiable, sirenas encantadoras, aprendizaje por arte de magia, almas en pena generosas, porteros insomnes al borde la locura, y la agonía del sida. 
Si se podría resumir en unas pocas palabras la síntesis del cuentario de Harol Gastelú Palomino, se diría de él con satisfacción por el placer producido de su lectura: dominan la limpidez prosística, el trasfondo netamente ficticio pero no por eso inverosímil, el manejo de la representación de las supersticiones populares, las imágenes bien elaboradas y el buen manejo del ritmo narrativo. 
Cada creación de su bagaje tiene algo de ello, donde con gran pericia creativa, el narrador (a veces en primera persona, o en segunda persona o también el omnisciente) nos sumerge en un mundo que intriga por la magia de la atmósfera estructurada, con gran simplicidad es verdad, donde la irrealidad lidia con su contraparte, hasta al final derrotarla y convertirla  en fantasía pura. 
El cuento epónimo, que da título al libro, nos revela a un personaje que nos cuenta de forma directa su visita al cementerio un día antes del comienzo del celebrado Día de los Muertos, es decir, un 31 de octubre. Ahí conoce a una chica atractiva, a quien ayuda a llevar las escaleras para colocar las rosas a su muerto en el Pabellón San Judas Tadeo, en un nicho a demasiada altura, en el que ella misma se ofrece a ofrendar por propia cuenta. 
En un lapso, Harol Gastelú (sí, el protagonista se llama igual que el autor real, como casi la mayoría de personajes) parece observar una calavera en el rostro de la dama. No obstante, después de un vahído, recupera la compostura y se pierde la imagen tétrica. La chica, luego, le convence para encontrarse con él mañana temprano en ese mismo lugar, y él atraído acepta en contra de sus principios: no le gusta el ambiente ferial en un camposanto, en especial en el día que se recuerdan a los difuntos. 
La cuestión es que al día siguiente la fémina no aparece. Ya en la tarde, Harol decide ver al finado de la dama, y escalando las escaleras se da con un terrible hallazgo: encuentra unas rosas negras como sangre, con la fecha premonitoria en la lápida: Harol Gastelú Palomino “06 junio 1968-22 de julio 2015”. ¿Qué ocurrió? Una historia fantástica, donde el argumento puede ser imaginario, irreal y sobrenatural.
El siguiente relato, “El Otro”, elucubra la imagen de la sosía, donde un mediocre personaje tiene un doble que ha triunfado en la vida: hermosa mujer, buen trabajo y felicidad a sus anchas. Al final, luego de dos confusiones de amigos de su persona con la alteridad idéntica, en la tercera decide reemplazarlo, lo que logra asesinándolo y que le otorga una alegría inmensa. 
“Sirenas” se ambienta en Ica, específicamente en La Huacachina, donde según supersticiones populares de los aldeanos de la zona, las sirenas (sí, esos seres mitológicos) salen en las noches de luna llena para embrujar al hombre del que se ha enamorado. Justamente, para artificio de la creación, el visitante Harol es el elegido, y a pesar que tiene pareja y dos familiares de acompañantes, es atraído por el encanto y canto de la mujer mitad hombre, mitad pez. 
La fábula “Examen final” podría pasar como un buen relato para los manuales educativos, ya que se ambienta en la clase de música en un colegio, y se vive con intensidad, minuto tras minuto, el suplicio de unas estudiantes que no han tenido el reparo de aprender las lecciones de cómo tocar una flauta, y que lo hacen a última hora, excepto una, la misma que sorprenderá mágicamente al terminar la creación. 
La quinta ficción, “La pianista” (y no nos sorprenda personajes ligados a la educación y el arte, pues el escritor de carne y hueso es de profesión Preceptor Artístico), nos cuenta la ayuda samaritana a un personaje cuyo vehículo sufrió un desperfecto por una lluvia intensa. La buena prójima, que abre las puertas de su casa para atender al necesitado, es una señora de edad que toca el piano y tiene un hijo enfermo. Luego de dos días, el agradecido vuelve a la vivienda, pero encuentra una casa derruida donde no habita nadie, que según la vecina los dueños fallecieron hace años. 
El penúltimo relato, tal como revela su título, nos muestra a un portero de un colegio que sufre eufóricamente alucinaciones por pasar una “Mala noche”. Finalmente llegamos a “Agonía”, donde un personaje recuerda vivamente el día de fin de año, en plenas celebraciones de Navidad y Año Nuevo, donde se contagió de VIH-Sida al conocer a una bella chica en la calle. Al final, está agonizando preso “de ardores que abrazan tu piel, de esas punzadas insoportables en tu vientre”. Es el relato más realista, donde la vida parece superar la fantasía por la crudeza de una muerte inminente. 
Estos relatos son de gran calidad por su llaneza, su espontaneidad, su viveza, su expresividad, que hace que uno se mantenga en vilo para ver cómo terminará la historia. El lector podrá sacar sus conclusiones al disfrutar la inmersión en sus páginas, y estoy seguro que no saldrá decepcionado. Este libro es un gran aporte a la literatura fantástica peruana, tal como lo hicieron Clemente Palma, Abraham Valdelomar y Julio Ramón Ribeyro, grandes entre nosotros. 
Cada creación tiene gran pericia creativa, donde el narrador (a veces en primera persona, o en segunda persona o también el omnisciente) nos sumerge en un mundo que intriga por la magia de la atmósfera estructurada, con gran simplicidad es verdad, donde la irrealidad lidia con su contraparte, hasta al final derrotarla y convertirla  en fantasía pura. 
 

domingo, 3 de mayo de 2015

Mayo

Un nuevo mes que se inicia. Planes como siempre.

viernes, 1 de mayo de 2015

Un día en tu vida

Un día en tu vida
hubo alguien que quiso regalarte una sonrisa,
pero como tienes el corazón de piedra
y el humor de las fieras
pensó mejor no
y te dijo adiós.

Un día en tu vida
alguien soñó contigo,
pero ese sueño tan bonito
se convirtió en pesadilla
y decidió seguir su camino
porque nadie te soportaría.

Un día en tu vida
hiciste latir un corazón
cuando no te conocían,
hiciste creer que el amor
todavía existía,
¡oh, qué equivocación!

Un día en tu vida
alguien quiso que sonrías,
y no quisiste sonreír

y todo terminó así.

La rosa negra

Ya salió mi segundo libro de cuentos gracias a la editorial Ámbar. La mayoría de cuentos son protagonizados por fantasmas, otros por personas que no pueden descansar en paz.

miércoles, 15 de abril de 2015

Semifinalistas

Semifinalistas del concurso de novela infantil Altazor 2014

sábado, 11 de abril de 2015

Entrevista de El Heraldo Literario

     Harol Gastelú Palomino, escritor ayacuchano, nacido en las afueras de la “Bella Esmeralda de los Andes” Huanta. Autor de numerosas publicaciones y ganador de muchos lauros literarios a nivel nacional e internacional; estuvo en nuestra ciudad de huamanga acompañado de sus dos sobrinos Diego y Nacho. En su breve estadía en la ciudad de las treinta y tres iglesias, visitó algunos lugares turísticos, las Pampas de Quinua, el mirador de Acuchimay, entre otros; también aprovechó su estancia para visitar la tumba de Edith Lagos, en el cementerio general de nuestra ciudad. 


      El autor de “Viaje al corazón de la guerra” indicó que su breve visita a Ayacucho es con la finalidad de obtener algunos datos para su próxima obra que va preparando… Después de un breve recorrido se enrumbaron a la “Bella Esmeralda de los Andes” Huanta para visitar a algunos familiares. 



      El Heraldo literario blogspot.com, aprovechó su permanencia momentánea, para robarle algunas palabras y conversar acerca de su carrera como escritor y sus proyectos. 



     Harol Gastelú, en su corta carrera como escritor, obtuvo una serie de galardones literarios. Su novela “CADENA PERPETUA”, es la más premiada: el 2005, en su primera versión, y con el título de Agustín el guerrillero, obtuvo una mención en el Premio Nacional Horacio de ese año, el 2008, con el título de Cadena perpetua, ganó el Premio Pasacalle de Novela Política, el 2011, con el título de Para siempre, fue finalista del premio de novela corta Oscar Wilde en España. Asimismo, de sus páginas se desprendió el cuento con el cual el autor obtuvo el premio Cuentos Feria del Libro de Trujillo 2007, fue finalista en el Premio Cosecha Eñe de España 2010 y ese mismo año obtuvo una mención de honor en el VI Concurso de Cuentos de la Asociación Cultural Peruano Japonesa. 

   Entre sus publicaciones encontramos: el libro de cuentos Historias urbanas (edición de la Derrama Magisterial, 2005), las novelas Cadena perpetua (editorial Pasacalle, 2010), La agonía de Juan de Dios (edición de la Derrama Magisterial, 2012), Viaje al corazón de la guerra (Ediciones Altazor, 2013). Integra las antologías Sexto Continente (ediciones Irreverentes, España, 2010), Monsieur Wylie y ocho cuentos en busca de autor (Bisagra Editores, Huancayo, 2010), Ten en cuento a La Victoria 2011 (municipalidad de La Victoria, 2011), Salvemos al Palais Concert (editorial Vivir sin enterarse, 2013).

ENTREVISTA: 


¿HAROL GASTELÚ PALOMINO, DONDE Y CUANDO NACE?

Gracias Lenon, primero por la oportunidad que me das para esta entrevista… Nací el 6 de junio de 1968, en las afueras de Huanta, en Cangari. Me iban a escribir en Huanta, en Vitarte... pero mi padre me escribió en Huancavelica en su pueblo, yo creo que soy un huancavelicano de casualidad… (Risas…) porque mi corazón es ayacuchano. Pero, soy del pueblo. Me siento ayacuchano y huancavelicano, amo a los dos lugares, amo a mi pueblo. 



LO QUE MÁS SORPRENDE DE HAROL GASTELÚ… LA CANTIDAD DE GALARDONES QUE OBTIENE. A QUE SE DEBE TANTOS GALARDONES. ¿CUÁL ES TU SECRETO? 

Mi secreto nada, yo creo que se debe a la constancia y a la dedicación, porque, yo escribo todos los días, soy profesor tengo clases en la tarde y escribo en las mañanas y volviendo del trabajo en las noches. Mando a los concurso buscando una oportunidad para salir adelante, para no dejar que mis obras queden en el anonimato o en el olvido como suceden muchas veces. Creo que, se debe a la disciplina y a la constancia. 

¿VEO QUE TU TRABAJO SIEMPRE DA FRUTO, DONDE USTED ENVÍA SIEMPRE SALE GANADOR? 
Es la dedicación, el corregir, pulir, hacer que… lo que escribo quede casi perfecto, y se debe a eso, no solamente escribo y digo huy… soy un genio, soy un Borges, soy un Vargas Llosa, sino que escribo, corrijo, pulo, trato de que mis obras queden perfecto como te decía, yo creo que se debe a eso. No a escribir por escribir o mandar por mandar, yo también sé cuáles son mis limitaciones, hay concursos a las cuales todavía no me atrevo a enviar, estoy pensando en el futuro pero por el momento todavía no.

TU INQUIETUD EN LA LITERATURA ¿CUÁNDO NACE? 

Nace cuando estuve en el último año del colegio, en la secundaria, me enamoré de una chica, le escribí un poema que nunca lo mande, porque pensé, que a fin de año le voy a juntar más poemas y le voy a mandar, pero un día se fue y me dejo con el corazoncito hecho pedazos, y empecé a escribir poemas y de allí cuando estuve en la universidad escribí cuentos y después ya novelas. Allí nace, cuando era jovencito. 

¿QUÉ ESCRITORES INFLUENCIARON EN TUS ESCRITOS? 

Primeramente, mi papá tenía una pequeña biblioteca donde había novelas como: Madame Bovari, había obras de shakespeare, había obras de Qou Vadis, Ben Hur, esos libros los he leído una y otra vez, ya estando en la universidad empiezo a leer a los autores del Boom, Vargas Llosa me lleva a Fuguet, después a Joyce a Hemingway, a todos ellos; y de todos ellos he aprendido un poco. Y  yo creo que lo debo más a Vargas Llosa, Arguedas, Ciro Alegría, a Manuel Scorza entre otros. 

¿CUAL FUE TU PRIMERA OBRA QUE ESCRIBISTE? 

 Tengo por allí, unas novelitas amorosas que escribí hace años, cuando estuve enamorado. Algún día lo voy a corregir… y están inéditas. 

¿QUÉ LENGUAJE UTILIZA HAROL GASTELÚ? 

Lo cotidiano, el que yo hablo, el que yo poseo, no soy preciosista, no soy barroquista soy un tipo normal, escribo la palabra de las que conozco, esas son los que utilizo, esos son mi lenguaje común y corriente. 


HÁBLENOS DE TUS OBRAS, TUS NOVELAS… 

La última, es Viaje al Corazón de la guerra, es la historia de Ayacucho, es sobre la historia familiar, algo de ficción pero más es historia real. Después, está Cadena Perpetua, que también trata del tema de la subversión, la historia de un cantuteño condenado a cadena perpetua y gracias a su imaginación logra sobrevivir. Tengo otra novela que se llama, la Agonía de Juan de Dios, que es la historia de mi padre, y cuento ahí las cosas que le sucedió. Después de esas tengo otras novelas que la estoy trabajando, las estoy puliendo. Las tres que las he publicado son: Cadena perpetua, Viaje al Corazón de la guerra, Agonía de Juan de Dios, y se viene una novela que se llama, Tu que miras el Mar; es una historia de amor entre dos chicos que se conocen en la playa de Pisco, un final no feliz en el terremoto del 2007, y me lo van a publicar en ediciones Educarte, gané el año pasado ese concurso. Y también tengo otra novela que también trata de la subversión, que se llama Tras los pasos de Edith, con la cual quede el segundo lugar en los juegos florales de Huancayo y también la van a publicar este año espero que salga lo más antes posible. 


EL OBJETIVO, LA FINALIDAD DE TUS ESCRITOS, DE TUS NOVELAS ¿CUÁL ES? 
Depende, por ejemplo las novelas que tratan de la subversión es que la gente, los jóvenes conozcan las cosas que han pasado en nuestro pueblo, en el país entero, sobre todo en Ayacucho, porque el tiempo va cubriendo en la memoria como un manto de olvido. Y a veces uno piensa que no pasó nada, que bonita esta la ciudad, que está progresando, pero que hay detrás de todo eso, todo lo que a sufrido nuestro pueblo, de todo que hemos sufrido algunos, personalmente. Ese es el objetivo, la de dar a conocer cosas que han sucedido en el país. 


¿CÓMO INFLUYE LA GUERRA POLÍTICA EN TUS OBRAS? 

Bastante, porque he sido víctima de la guerra política, de parte de madre y padre,  muchos familiares han sido muertos, desaparecidos y todo eso en algún momento aparece en los escritos. Y eso me ha motivado a escribir. 

¿QUÉ LIBRO SUYO RECOMIENDAS AL PÚBLICO PARA LEER? 
Ahí está, Viaje al Corazón de la guerra, que trata sobre nuestra historia de los 80’ también Cadena Perpetua esas dos novelas y la que se viene, Tras los Pasos de Edith, que también es una historia de Edith Lagos. 

¿QUIÉNES SON TUS AUTORES FAVORITOS, A QUIENES LEES? 

Vargas Llosa, Julio Cortázar, Poe, Carlos Fuentes, Puig, Javier Marías, Hemingway, Faulkner, Fuguet, Mutis, Joyce, Alonso Cueto. Son tantos los libros que leo… Hay que leer a Maupassant, a Chejov, a Kafka, José Donoso, a James, Lo importante es leer, y aprender de lo que se lee. 


¿TIENES REFERENCIA DE LOS ESCRITORES AYACUCHANOS? 

Nada, pocos… no soy de relacionarme mucho, gracias más bien a ediciones Altazor, a Willy del Pozo que me trajo hace un par de meses para presentar mi novela, Viaje al Corazón de la Guerra, y es ahí que empiezo a conocer a los poetas, escritores e intelectuales ayacuchanos. 


UN MENSAJE A LA JUVENTUD PERUANA Y A LOS AYACUCHANOS, Y SOBRE TODO A LOS QUE ESTÁN EN ESTO DE ESCRIBIR… 

Que si quieren escribir, que escriban, que escribiendo se aprende  a escribir. Yo no he estudiado literatura pura, tampoco he ido a talleres de escritura, todo lo que he logrado hasta ahora lo he logrado gracias a mi constancia, a mi dedicación a mi esfuerzo.  Y los que tienen sueños, los que quieren ser escritor y poetas a escribir, a contar, eso es lo principal. Porque todos soñamos con algo, pero a veces esperamos que ese sueño se haga realidad, pero con la ayuda de otro. Cada uno lucha por su destino, cada uno lucha por su sueño, eso sería mi mensaje a los jóvenes. 


BUENO HAROL, PALABRAS FINALES. 

Muchas gracias Lenon Tutaya, por esta oportunidad que me estás dando para llegar a los demás y ojala que no sea la primera ni la única vez que nos encontramos… Muchas gracias a ti.

Entrevista

http://heraldoliterio.blogspot.com/2014/01/entrevista-harol-gastelu-palomino.html

Días de lluvia

Parecía que iba a ser una lluvia más de esas a las cuales estamos acostumbrados los que vivimos por la zona, pero no, la lluvia seguía cayendo imparable. Una hora, dos, tres horas. El cielo se oscureció más de lo que estaba ya. Empezaron a retumbar los truenos. Los chicos fueron evacuados a sus hogares ni bien la lluvia amainó.
Yo también partí a mi casa donde me esperaba la familia preocupada pues las noticias que empezaban a propalar los medios de comunicación y redes sociales eran alarmantes. Pero fue imposible encontrar algún vehiculo porque el lodo y las piedras hacían imposible el paso de cualquier transporte.
Caminé y caminé. La ciudad se sumió en las tinieblas pues habían cortado el fluido eléctrico.
Ríos de lodo se deslizaban de los cerros. Me hundí en el fango hasta el cuello, perdí mis lentes. Pero no era el único, cientos de personas, en mis mismas condiciones, iban por las orillas de la carretera en ambos sentidos. Dicen que la desgracia hermana. Y es cierto porque empecé a caminar con una desconocida que seguía mi misma ruta.

Varias horas después, ya con la ropa y los zapatos estropeados, llegamos a la ciudad. Cuando íbamos a cruzar el parque, nos detuvimos al ver un corro de personas y escuchar una voz estentórea. Era un tipo con los cabellos largos y la barba crecida que predicaba, Biblia en mano, la llegada de un nuevo diluvio universal. Estaba empapado de pies a cabeza como nosotros, se parecía a esos muñecos de barro que mis hermanas y yo hacíamos de arcilla en nuestra infancia. Pedía que la gente se arrepintiera de sus pecados, que dejaran de fornicar, fingir y mentir, pero los espectadores solo se sonreían. Los dejamos allí pues la lluvia había empezado a caer de nuevo y en casa nos esperaban.

El diluvio

Parecía que iba a ser una lluvia más de esas a las cuales estamos acostumbrados los que vivimos por la zona, pero no, la lluvia seguía cayendo imparable. Una hora, dos, tres horas. El cielo se oscureció más de lo que estaba ya. Empezaron a retumbar los truenos. Los chicos fueron evacuados a sus hogares ni bien la lluvia amainó.
Yo también partí a mi casa donde me esperaba la familia preocupada pues las noticias que empezaban a propalar los medios de comunicación y redes sociales eran alarmantes. Pero fue imposible encontrar algún vehiculo porque el lodo y las piedras hacían imposible el paso de cualquier transporte.
Caminé y caminé. La ciudad se sumió en las tinieblas pues habían cortado el fluido eléctrico.
Ríos de lodo se deslizaban de los cerros. Me hundí en el fango hasta el cuello, perdí mis lentes. Pero no era el único, cientos de personas, en mis mismas condiciones, iban por las orillas de la carretera en ambos sentidos. Dicen que la desgracia hermana. Y es cierto porque empecé a caminar con una desconocida que seguía mi misma ruta.

Varias horas después, ya con la ropa y los zapatos estropeados, llegamos a la ciudad. Cuando íbamos a cruzar el parque, nos detuvimos al ver un corro de personas y escuchar una voz estentórea. Era un tipo con los cabellos largos y la barba crecida que predicaba, Biblia en mano, la llegada de un nuevo diluvio universal. Estaba empapado de pies a cabeza como nosotros, se parecía a esos muñecos de barro que mis hermanas y yo hacíamos de arcilla en nuestra infancia. Pedía que la gente se arrepintiera de sus pecados, que dejaran de fornicar, fingir y mentir, pero los espectadores solo se sonreían. Los dejamos allí pues la lluvia había empezado a caer de nuevo y en casa nos esperaban.

Parecía el fin del mundo

Estábamos hablando sobre el arte rupestre, sobre las pinturas halladas en las cuevas de Tito Bustillo y Lascaux, sobre mi visita a la península Cantábrica para escribir un ensayo sobre los orígenes de la pintura, cuando empezó a llover. Faltaban pocos minutos para las tres. Pensé que iba a ser una llovizna como la de los últimos días pero me equivoqué. A cada minuto que pasaba, la intensidad iba en aumento. El patio se convirtió en una piscina.
Está lloviendo como en Macondo, dijo una de las chicas. Minutos después diría que estaba lloviendo como en el diluvio universal. Recordé la historia de Noé que me contaba mi padre, Biblia en mano, en los lejanos días de mi infancia.
Si sigue lloviendo así, va a caer un huaico, dijo otra de las chicas.
El cielo se había oscurecido. Empezaron a retumbar los relámpagos y rayos. Las alarmas de emergencia se activaron y nos pidieron que subiéramos al último piso para ponernos a salvo ante una posible inundación.
La intensidad de la lluvia había crecido tanto que parecía que los bomberos nos estaban echando agua para apagar un incendio.
Las chicas fueron presas del pánico, de la desesperación. Algunas se desmayaron, otras lloraban incontrolablemente.
Un estruendo terrible se escuchó por los alrededores. Un hongo oscuro y siniestro se elevó hacia las alturas. Parecía que la Coalición estaba bombardeando Raqqa.
Huaico, dijo una chica. Es el fin del mundo, dijo otra.
Parecía. Parecía que en el cielo se estaba librando la batalla del Juicio Final entre las huestes de Satanás y los Ángeles. El cielo estaba más negro que nunca, los rayos, truenos y relámpagos reventaban cada vez más seguido. Y seguía lloviendo.
Este es mi fin, pensé. Estaba empapado de pies a cabeza. Había perdido mis lentes y no veía más allá de mis narices. No había señal para comunicarme con los míos. Yo había venido a Chosica en busca de sol después de soportar más de diez años los crudos inviernos limeños. ¿Querías sol?, me reproché. Pues aquí tienes sol.
A las cinco y minutos, cuando la lluvia amainó, al fin pudimos salir. Afuera el paisaje era desolador: piedras, lodo por doquier. Las casas destruidas, los cadáveres flotando, los sobrevivientes cubiertos por capas de barro como esculturas de terracota.

Me trepé al primer helicóptero de rescate para ser evacuado. Mientras me alejaba del lugar del desastre, juré que el otro año estaría lo más lejos posible de Chosica.
 

lunes, 30 de marzo de 2015

Cumpleaños de Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa cumple setenta y nueve años. Y sigue en pie como el peñón de Gibraltar.  Sigue escribiendo todos los días con esa disciplina militar que se impuso para llegar a ser un escritor de verdad, no uno más de esos que abundan ahora. Sus opiniones, sus textos, su presencia les sigue dando urticaria a todos esos badulaques que solo tienen la boca para decir estupideces y comer. Hace tiempo los imbéciles pidieron que mejor se dedicara a cuidar a sus nietos porque ya estaba chocheando, pero Mario les ha demostrado que cada día escribe mejor, incluso hace meses subió al escenario para hacer realidad el viejo sueño que de ser actor tenía.
A Mario lo empecé a leer en el último año del colegio. Mi profesora de castellano había decidido marcharse del Perú y generosamente me regaló una buena parte de su biblioteca. Te va a servir de mucho a ti que te gusta escribir, me dijo. Lee sobre todo a Vargas Llosa, el resto no vale la pena. Yo entonces escribía mis versos para conquistar chicas y cuentos fantásticos.
Entre los libros de Vargas Llosa que recibí estaban “La ciudad y los perros”, “La casa verde”, “Conversación en La Catedral”, “La guerra del fin del mundo”, “Historia de Mayta”. También sus obras teatrales “La señorita de Tacna” y “Kathye y el hipopótamo”. Los leí con fruición, pero confieso que terminé más perdido que el minotauro en su laberinto. ¿Para ser escritor tendría que escribir así todo chueco, torcido, hacer un laberinto con la estructura? A la mierda con la escritura.
Pero en ese entonces no soñaba con escribir. Mis sueños eran ser músico, guitarrista, compositor. Quería musicalizar mis versos y echarme al mundo guitarra al hombro como Serrat, Pablo Milanes, Luis Eduardo Aute. También quería ser pintor para pintar desnudas a mis primas y vecinas.
Una cosa es querer y otra poder. Eran los años de la guerra de Sendero y había que defender a la patria contra los afanes totalitaristas de los rojos prochinos. Y me alisté en el Ejército. Combatí, maté, fui herido. Pero sobreviví. Después estuve al otro lado de la trinchera cuando me desencante del Estado. Vino el año de aislamiento total en Yanamayo, el indulto, el exilio en Suecia y Brasil, un matrimonio fallido, la muerte de mis padres. Yo creo que los libros de Vargas Llosa me han salvado de la locura, del suicidio, de la inmolación pues siempre me he dado un tiempito para leerlos.

Y su ejemplo de lo que debe hacer alguien que quiere ser un escritor de verdad. ¡Feliz cumpleaños, maestro!

Cumpleaños de Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa cumple setenta y nueve años. Y sigue en pie como el peñón de Gibraltar.  Sigue escribiendo todos los días con esa disciplina militar que se impuso para llegar a ser un escritor de verdad, no uno más de esos que abundan ahora. Sus opiniones, sus textos, su presencia les sigue dando urticaria a todos esos badulaques que solo tienen la boca para decir estupideces y comer. Hace tiempo los imbéciles pidieron que mejor se dedicara a cuidar a sus nietos porque ya estaba chocheando, pero Mario les ha demostrado que cada día escribe mejor, incluso hace meses subió al escenario para hacer realidad el viejo sueño que de ser actor tenía.
A Mario lo empecé a leer en el último año del colegio. Mi profesora de castellano había decidido marcharse del Perú y generosamente me regaló una buena parte de su biblioteca. Te va a servir de mucho a ti que te gusta escribir, me dijo. Lee sobre todo a Vargas Llosa, el resto no vale la pena. Yo entonces escribía mis versos para conquistar chicas y cuentos fantásticos.
Entre los libros de Vargas Llosa que recibí estaban “La ciudad y los perros”, “La casa verde”, “Conversación en La Catedral”, “La guerra del fin del mundo”, “Historia de Mayta”. También sus obras teatrales “La señorita de Tacna” y “Kathye y el hipopótamo”. Los leí con fruición, pero confieso que terminé más perdido que el minotauro en su laberinto. ¿Para ser escritor tendría que escribir así todo chueco, torcido, hacer un laberinto con la estructura? A la mierda con la escritura.
Pero en ese entonces no soñaba con escribir. Mis sueños eran ser músico, guitarrista, compositor. Quería musicalizar mis versos y echarme al mundo guitarra al hombro como Serrat, Pablo Milanes, Luis Eduardo Aute. También quería ser pintor para pintar desnudas a mis primas y vecinas.
Una cosa es querer y otra poder. Eran los años de la guerra de Sendero y había que defender a la patria contra los afanes totalitaristas de los rojos prochinos. Y me alisté en el Ejército. Combatí, maté, fui herido. Pero sobreviví. Después estuve al otro lado de la trinchera cuando me desencante del Estado. Vino el año de aislamiento total en Yanamayo, el indulto, el exilio en Suecia y Brasil, un matrimonio fallido, la muerte de mis padres. Yo creo que los libros de Vargas Llosa me han salvado de la locura, del suicidio, de la inmolación pues siempre me he dado un tiempito para leerlos.

Y su ejemplo de lo que debe hacer alguien que quiere ser un escritor de verdad. ¡Feliz cumpleaños, maestro!

sábado, 21 de marzo de 2015

Nocturno de la Victoria

http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&idE=935&idS=465#.VQ4-yPyG_EY

viernes, 23 de enero de 2015

2015

Empieza un nuevo año. Y ya se va terminando el primer mes. Nuevo planes, nuevos proyectos. Mientras tenga imaginación, seguiré adelante.