EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

sábado, 31 de diciembre de 2011

Balance anual

Se acaba el 2011, un año en que me ha pasado de todo, en que gané nuevas amistades, en que perdí algunas, en que conocí a algunos traidores, en que aprendí a confiar en algunas personas y en que aprendí en que no hay que confiar ni en tu propio hermano, en que hay que desconfiar en esas personas que te sonríen y se llenan la boca con sus blablablablaetc. La salud está media resquebrajada pero no está en la línea en que deba tomar una desición radical y final, aunque eso llegará algún día, espero que sea lejano. El cerebro está en toda su capacidad creativa, este año escribí 236 hojas de la segunda versión de "El cazador de la noche", 210 hojas de lo que algún día será "Un ángel en el infierno" o "Descenso a los infiernos", 150 hojas de "La agonía de Juan de Dios", la novela con la cual gané el Premio Horacio 2011 en novela, además de un par de cuentos, y tengo otros proyectos más en mente. Gané el Premio Horacio en novela después del sexto intento, también el tercer lugar en el concurso Ten en cuento a La Victoria, todo lo cual confirma que el que la sigue la consigue. Publiqué mi cuento "Nocturno de La Victoria", no es mucho para alguien que escribe todos los días, pero peor es publicar cinco libros con mi plata sin pasar ningún control de calidad. Ah, me olvidaba, fui finalista en tres concursos de novela, dos en España (El Óscar Wilde de novela corta y el Alexandre Dumas, y uno en el interior del país). Gané plata escribiendo, invertí en un negocio que se fue a la mierda en una semana, perdí plata, me adeudé hasta el cuello, menos mal que tenía mis ahorros y pude atenuar mi propia crisis económica. Tengo un sobrino inteligente que también quiere ser escritor, el otro no lo es tanto pero igual los quiero a los dos y estoy contento con los dos. Viajé a Huancayo por segunda vez, no es mucho pero es algo, leí los libros que me gustan, releí las que me gustaron más, mejoré mi técnica pictórica para alguna vez ganar el Premio Horacio en pintura. ¿Qué más?, ah, mis padres siguen viviendo en mí y estoy seguro que en el lugar donde estén están contentos con mis logros. ¿Qué más? Creo que nada más, que lo importante es creer en uno mismo, luchar por lo que a uno más le gusta, hacer lo que te gusta más y serás feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada