EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

sábado, 11 de abril de 2015

Parecía el fin del mundo

Estábamos hablando sobre el arte rupestre, sobre las pinturas halladas en las cuevas de Tito Bustillo y Lascaux, sobre mi visita a la península Cantábrica para escribir un ensayo sobre los orígenes de la pintura, cuando empezó a llover. Faltaban pocos minutos para las tres. Pensé que iba a ser una llovizna como la de los últimos días pero me equivoqué. A cada minuto que pasaba, la intensidad iba en aumento. El patio se convirtió en una piscina.
Está lloviendo como en Macondo, dijo una de las chicas. Minutos después diría que estaba lloviendo como en el diluvio universal. Recordé la historia de Noé que me contaba mi padre, Biblia en mano, en los lejanos días de mi infancia.
Si sigue lloviendo así, va a caer un huaico, dijo otra de las chicas.
El cielo se había oscurecido. Empezaron a retumbar los relámpagos y rayos. Las alarmas de emergencia se activaron y nos pidieron que subiéramos al último piso para ponernos a salvo ante una posible inundación.
La intensidad de la lluvia había crecido tanto que parecía que los bomberos nos estaban echando agua para apagar un incendio.
Las chicas fueron presas del pánico, de la desesperación. Algunas se desmayaron, otras lloraban incontrolablemente.
Un estruendo terrible se escuchó por los alrededores. Un hongo oscuro y siniestro se elevó hacia las alturas. Parecía que la Coalición estaba bombardeando Raqqa.
Huaico, dijo una chica. Es el fin del mundo, dijo otra.
Parecía. Parecía que en el cielo se estaba librando la batalla del Juicio Final entre las huestes de Satanás y los Ángeles. El cielo estaba más negro que nunca, los rayos, truenos y relámpagos reventaban cada vez más seguido. Y seguía lloviendo.
Este es mi fin, pensé. Estaba empapado de pies a cabeza. Había perdido mis lentes y no veía más allá de mis narices. No había señal para comunicarme con los míos. Yo había venido a Chosica en busca de sol después de soportar más de diez años los crudos inviernos limeños. ¿Querías sol?, me reproché. Pues aquí tienes sol.
A las cinco y minutos, cuando la lluvia amainó, al fin pudimos salir. Afuera el paisaje era desolador: piedras, lodo por doquier. Las casas destruidas, los cadáveres flotando, los sobrevivientes cubiertos por capas de barro como esculturas de terracota.

Me trepé al primer helicóptero de rescate para ser evacuado. Mientras me alejaba del lugar del desastre, juré que el otro año estaría lo más lejos posible de Chosica.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada