EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

lunes, 31 de enero de 2011

Fin de mes

Se acaba el primer de vacaciones. Pota que dentro de un mes estaré a punto de volver al infierno, pero bueno, estoy descansando a full, durmiendo como un chancho, acumulando energías para resistir todo el año en la jungla, viendo pelis con Diego para descansar el cerebro. Ya fuimos a la playa, ya fuimos a la piscina, volveremos a ir y a seguir disfrutando de un mes más de vacaciones.

domingo, 30 de enero de 2011

La tutora


O la niñera más bien porque es la historia de una niñera diabólica que secuestra bebes para sacrificarlos a un árbol sanguinario que habita en lo más denso de un bosque de Australia.

A Diego y a mí nos gustan las pelis de terror, lástima que Nacho ya no nos acompañe porque anda en otros afanes. Así son los chicos cuando crecen. Y tampoco está el viejo, con quien antes veíamos pelis del viejo oeste, de Cantinflas, de Pedro Infante.

La hermandad


Peli que vi con Diego. Es vacaciones y nos estamos devorando todas las pelis que compré en diciembre. En un mundo poblado de vampiros, los humanos empiezan a escasear y hay una crisis de sangre. Los vampiros buscan un sustituto a su alimento básico y los pocos humanos que quedan tratan de transformar a los vampiros de nuevo en seres humanos.

sábado, 29 de enero de 2011

Cuando amas


Cuando amas
no te sobra el tiempo para el rencor
porque a tu corazón
nada le falta.
Un corazón que ama
está completo,
solo aguarda
hacer feliz a la dueña de sus afectos.
El amor y el odio son incompatibles,
por eso los que odian
siempre viven tristes,
se envenenan solos.
Cuando amas
no te importa lo que hace tu vecino,
si tiene amantes o amigos,
no te importa con quién se revuelca en su cama.
Tú vives tu vida
con la persona que amas,
estás pendiente de su sonrisa,
de lo que a ella le falta.
Lo demás no te importa,
tú eres feliz,
allá los que odian,
pobre gente infeliz.

Lluvia de verano


Llueve afuera desde hace un par de horas,
en la chimenea crepitan los leños,
por los parlantes brota la voz ronca de Leonardo Favio
cantándonos viejas canciones de amor.
Una botella de vino Concha y Toro,
dos cuerpos desnudos que se aman,
que se exploran, que se conocen, que se sacian,
que toman un descanso.
Tac, tac, tac las gotas golpean el techo,
se cuelan por algún agujero de las tejas
para caer en un recipiente
y saltar convertidas en bolitas naranjas.
Es verano y llueve y llueve,
qué pocas ganas de salir a la calle
Mejor beber el vino derramado sobre nuestras pieles
que recorren ávidas nuestras lenguas
procurando el placer.
Puertas y ventanas están bien cerradas,
suena el teléfono pero no contestamos,
muy lejos el pueblo protesta contra Mubarak
pero ese no es nuestro problema,
¿qué nos importa que Shakira haya terminando su romance?
Somos los únicos habitantes de la Tierra,
de este refugio que huele a humedad, sexo, vino,
donde dos cuerpos desnudos se aman hasta el delirio.
Es verano y llueve,
el río truena amenazando desbordarse
pero qué nos importa a nosotros
si tenemos nuestra arca.

CAMINITO SERRANO-los Destellos- Cumbia Peruana

Mil entradas

Vaya, acabo de darme cuenta que ya tengo mil entradas en este blog que creé en el verano del 2008 por los días en que mi padre estaba enfermo e internado en el Seguro. Escribo lo que puedo y cuando puedo, a veces estoy tan cansado que solo cuelgo una canción o un texto repetido. No sé si me leerán, si escucharán mis canciones pero no importa, uno no escribe para los demás sino para uno mismo. Escribir es como hacerse una paja: es un placer solitario.

Historia de un secuestro


O más bien de unos locos. Una chica va en busca de su padre y halla un infierno: un medio hermano loco, un padre psicópata, una madrastra que tira con su hijo. Al final el padre mata a su hijo y a su mujer y se lleva a la chica con intenciones de abusar de ella y la chica termina matándolo en un descuido. La vi con Diego y le gustó. Ya la volveremos a ver.

Elogio de la madrastra


Releyendo a Vargas Llosa -pues siempre se aprende de los grandes maestros-, pasé buenos momentos con esta novelita dizque erótica, pero más bien parece una obra perversa donde Fonchito hace uso de sutiles artimañas para deshacerse de doña Lucrecia, su madrastra, que cae en la trampa de esta criatura diabólica y termina en la calle.

Ha llegado un ángel-El amor es bello


Ha llegado un ángel,
se llama Karen.
Con ella mis días
están llenos de alegrías.
A sus pocos años
me ha enseñado
que para ser feliz
basta con sonreír.
Caminar con Karen
bajo la lluvia una tarde
es algo maravilloso
que no lo cambio por otro.
Tomar su mano,
besar sus labios,
escuchar nuestras canciones,
el latir de nuestros corazones.
Ha llegado un ángel
cuando ya no pensaba enamorarme,
su aliento sabe a rosas,
su piel a mariposas.
Me ama,
en sus sueños me llama,
escribe mi nombre,
me dice eres mi hombre.
Y ella es mi mujer,
la que sacia mi sed,
la que se desvela por mí,
la que me hace feliz.
Atrás quedaron
las penas, los fracasos,
los días tristes,
las tardes grises.
Ha llegado un ángel,
se llama Karen.

***

El amor es bello,
bello como tus ojos
que tanto adoro,
como tus cabellos
que acaricio
después de la pasión,
después del arrebato del amor,
después del delirio.
El amor es bello
porque le da paz a tu alma,
porque apuestas que mañana
habrá mariposas en nuestro cielo.
Todo es mejor al amarnos,
cuando estamos juntos
se podría destruir el mundo
y nosotros estaríamos a salvo.
El amor es bello
porque es primavera
los días que antes eran de tristeza
y te debo eso.
Tu amor me hace sonreír,
tu amor me ha devuelto la fe,
por tu amor he enterrado el ayer
para ser feliz.

Hay gente mala


Hay gente mala
que tiene podrida el alma,
el corazón lleno de ponzoña
que por nada te odia.
Se mueren de envidia
que te vaya bien en la vida,
que seas feliz,
que puedas sonreír.
Te miran con malos ojos,
con ojos llenos de odio,
te desean lo peor,
es que no conocen el amor.
No saben lo que es la felicidad,
el vivir en paz,
el dormir sin pesadillas,
el regalar una sincera sonrisa.
Hay gente mala
que te dice cada palabra
para destruirte el corazón
donde solo tienes amor.
No conocen la bondad
porque si un día algo dan
luego te lo sacan en cara,
te lo reclaman.
Es gente que espera
que les des una moneda
por cada favor que te hacen
hasta por el aire.
Te maldicen,
te desean días tristes,
te desean la muerte,
la peor de las suertes.
Hay gente mala
que quisiera verte sin nada,
mendigando un pan,
estar como Juan.
Eso los haría felices,
si te vieran triste,
andando como un gitano,
extendiendo la mano.
Hasta odiaban a sus padres,
les deseaban todos los males,
no pararon hasta verlos muertos,
y ahora viven como si nada hicieron.
Es gente sin conciencia,
pero el mundo da vueltas,
por eso ahora viven solas,
tan llenas de ponzoña.
Se hacen viejas
y siguen con esa vida siniestra,
no piensan en el final,
en qué clase de muerte tendrán.
Seguro se irán al infierno
a quemarse en el fuego eterno,
nadie les llevará una flor a su tumba,
escupirán al pasar ante su sepultura.
Era una mujer mala,
dirá la gente en voz baja,
si por ventura un día la recuerdan
en alguna juerga.
Hay gente mala
a quien lo les debes nada.
Qué felices serían si callaras,
si no se los recordaras.

viernes, 28 de enero de 2011

No sabía lo que era el amor


No sabía lo que era el amor
hasta que llegaste a mi vida
con una linda sonrisa
tan llena de candor.
Hiciste que mi vida cambiara
que dejara a esas mujeres
que solo me daban placeres
y dejaban vacía mi alma.
No sabía lo que era el amor
hasta que besé tus tiernos labios,
hasta que me dijiste te amo
y por ti empezó a latir mi corazón.
Es tu amor un amor limpio y puro
que me ha hecho olvidar viejas traiciones
de esos falsos amores
con los cuales creí construir un futuro.
No sabía lo que era el amor
hasta que besé tu piel
un lunes al atardecer
y escuché los latidos de tu corazón.
Late por ti, Harol, dijiste,
acurrucada desnuda en mi regazo,
aún con la sorpresa de habernos amado,
los ojos sonriendo felices.
No sabía lo que era el amor,
el amor no eran esas brujas espantosas
que solo buscaban otra cosa
y no el verdadero amor.
El verdadero amor es el que tú me das
a cambio de nada,
es ese amor que te cuesta lágrimas,
lágrimas de felicidad.
No sabía lo que era el amor
hasta que me regalaste tu primera sonrisa
y volvió a mí la alegría,
a mis días grises el color.
Amarte es bonito,
amarte todo el atardecer,
verte transformarte de niña a mujer,
alcanzar el Paraíso.

jueves, 27 de enero de 2011

Amor prohibido


Miradas furtivas,
besos a escondidas,
encuentros clandestinos
en lugares poco concurridos
por el temor a ser descubiertos,
a ser lapidados
por esos que se creen dueños
de la moral cuando nunca han amado.
¿Cuánto durará este amor prohibido?,
¿esta pasión desbocada?
tú dices hasta el infinito,
dices que me adoras, que me amas,
que el amor todo lo puede,
que la primavera y el otoño
Pueden estar juntos si quieren
ver la vida con los mismos ojos.
niña de cabellos negros
y piel de porcelana,
niña que me amas,
que me robas un beso,
temo el mañana
en que se acabe la pasión
y me digas adiós
y en las manos me quede sin nada.
Tú dices que siempre me amarás,
que crecerás,
que serás mi María Kodama,
mi amante, mi esclava, mi ama.
Solo quiero vivir contigo, Harol, dices,
¿no ves que somos felices?,
y me llenas de besos
y yo me siento el más feliz del universo.
Llega la hora de irte,
vendré mañana, dices,
le diré a mamá que voy donde mis amigas,
que tengo tarea de química.

Piel de ángel


Piel de ángel
piel de niña
que buscas caricias
cada tarde.
Piel que se enciende
con mis besos,
que se hace fuego
y se pierde
en el encuentro
de nuestras pasiones.
Piel de ángel
piel de niña,
ayer amante
hoy mía.

miércoles, 26 de enero de 2011

Diego Abel

Diego y yo en la Portada del Sol en un día de campo
Hoy Diego Abel tiene la misma edad que yo tenía hace casi 31 años atrás cuando empezó la guerra en Ayacucho, una guerra que siempre ha sido mi obsesión por las numerosas víctimas que cobró en mi familia, sobre todo la materna. ¿Qué hacía yo a esa edad? ¿Qué pensaba? ¿Qué planes tenía para el futuro?, son preguntas que siempre me hago pero las respuestas, igual que los recuerdos, son vagos, difusos, se difuminan entre la fantasía y la añoranza de un tiempo perdido. Miro a Diego, uno de los nietos que mamá tanto quiso, el otro es Nacho, y trato de verme a mí mismo. Diego acaba de descubrir lo maravilloso que es la lectura. En una semana se leyó uno de los libros de las Crónicas de Narnia -él pensaba que se demoraba un mes-, en un par de días se leyó el libro de "Florentino súper cochino" de Jorge Eslava, en dos días se leyó "Viaje al centro de la tierra", en unos minutos el cuento "El gato negro" de Edgar Alan Poe después que vimos "El gato asesino", una peli italiana de terror. Diego me ha dicho que también quiere ser escritor, ojalá, ojalá que sea mejor que yo para que sus abuelos, estén donde estén, estén contentos y orgullosos de él, y también de Nacho.

martes, 25 de enero de 2011

Debo estar enamorado


1. DEBO ESTAR ENAMORADO

para pensar a cada segundo en ti,
para soñar con estar a tu lado
y hacerte feliz.
Debo estar enamorado
para estar así:
con el corazón en la mano
si no estás junto a mí.
Debo estar enamorado
para ya no sufrir
por amores que han pasado
dejando mi corazón a punto de morir.

domingo, 23 de enero de 2011

La carretera

Diego, Nacho y yo en Pisco en el verano del 2007.


Anoche vi con Diego "La carretera", una película basada en la novela del mismo nombre de Cormac McCarthy donde un hombre y su hijo van en busca del mar en un mundo devastado. Y Diego me hace preguntas y se conmueve tanto como el hijo del protagonista.


Diego es mi sobrino, igual que Nacho, aunque Nacho ya creció y ahora ya no ve películas con nosotros como antes lo hacíamos con el abuelo. Los dos son como mis hijos, me preocupo que se eduquen, que coman, que la pasen bien, nos vamos de paseo y, al igual que el protagonista de "La carretera", yo también mataría por ellos. Tengo una hermana -la Mariana de mis historias- que los odia, sobre todo a Nacho. Hace unos días tuvimos una gran pelea después de dos años de tregua -siempre hemos estado peleados- y me dijo te preocupas por ellos como un cojudo. ¿Qué quiere ella, que con mi sueldo me haga un palacio, que por cada moneda que les doy los tenga como mis esclavos?, ¿que los trate como a cualquier cosa? Yo estoy seguro si esos chicos vendieran caramelos, trabajaran ella estaría feliz, si estos chicos fueran en el futuro jardineros, albañiles, mototaxistas ella estaría feliz.
Como dice Diego, hace tres años estábamos felices en Pisco y ahora el abuelo no está con nosotros. Ayer reíamos y ahora ya no. Seguro mi querida hermanita piensa que toda la vida va a tener 45 años, va a estar llena de vida. No la odio, solo siento lástima por ella y me digo que algunas personas, entre más edad tienen, son más estúpidas.

Agonía


Aquí están los cuatro primeros capítulos de "La agonía de Juan de Dios" o "La muerte de Juan de Dios", la novela con la cual participaré en el Premio Horacio de este año. Esta novela consta de once capítulos, cada una de diez hojas, en los capítulos impares cuento todo el proceso que fue la enfermedad de mi padre y en los capítulos pares mi padre reconstruye su vida a través de sus recuerdos. El año pasado hice un manuscrito de noventa páginas que ahora estoy puliendo en la computadora. Espero terminar la primera tipeada y la primera corregida a fines de febrero, en marzo escribir el capítulo final y corregirlo en abril y mayo y listo, a ver si consigo aunque sea un segundo lugar como el año y, si no, a seguir escribiendo para el otro año. No pararé hasta llevarme el primer lugar en novela.

Sin más chamullo, aquí está mi texto.

____________

1



Parece un patito, don Juan de Dios.
La enfermera le pone el termómetro en la axila izquierda.
Los ojos amarillos, la piel amarilla. Una picazón insoportable.
¿Qué tendrá, señorita?
Cirrosis, quizá, por lo amarillo.
¿Cirrosis? El hombre no toma ni agua. Es Testigo de Jehová.
La enfermera sonríe. Le mide la presión. Los análisis nos dirán con certeza qué tiene, me dice. Quizá comió algo que le hizo daño. ¿Sufre del hígado?
Eso es lo más probable. Desde que mamá murió, el viejo come lo que puede, lo que le prepara Mariana, lo que le alcanza Carolina, lo que a veces le da Flora de mala gana. Muchas veces come la comida fría, no sabe prender la cocina a gas, a deshora: Carolina le manda un plato de comida a las cuatro, a esa hora almuerzan los Apestegui, que el viejo se guarda para su cena. ¿Qué le costará calentarle su comida y mandárselo a las seis? Ellos tienen microondas. Cuánta falta le hace la vieja. Cuánta falta nos hace.
No, que yo sepa.
¿Qué será entonces?
El viejo lloriquea. Todo saldrá bien, papá, no te preocupes, le digo, acariciándole la cabeza calva, confía en la ciencia. Confía en tu Dios, sobre todo.
Qué fregada es la edad, qué frágil se vuelve uno con los años. Del hombre fuerte que era, solo queda la sombra, un ser asustado, ¿ante la inminencia de la muerte?, el llanto por cualquier motivo.
Y se aburre. Se acaba enero y el calor es insoportable pese a que su cama está a un paso de la ventana que da a la calle. Extrañará sus películas del Viejo Oeste, seguro, sus películas mexicanas que veíamos los jueves y sábados en las tardes. Extrañará La movida de los sábados. Extrañará a la Jeanette Barboza, su amor platónico. En esta sala no hay ni un televisor viejo. Las horas se le harán interminables.
Está harto de estar conectado al suero sin obtener ningún alivio. Milagro que no se lo ha arrancado.
¿Por qué no me llevan al otro hospital?, me dice.
Se refiere al San Isidro Labrador de Lince, donde estuvo en noviembre cuando tuvo un ligero derrame cerebral. Está harto de compartir su habitación con cinco personas, hombres y mujeres. En el San Isidro Labrador tenía un solo compañero, tenía la ducha a un paso, podía bañarse a cualquier hora.
Te tienen que hacer más análisis, le digo, pegando mi boca a su oído izquierdo porque está sin su audífono. Quizá después te lleven al otro hospital.
Don Juan de Dios es especial, me dice la enfermera, nunca está contento con nada.
Él es así, señorita, le digo. Dice que no lo dejan bañarse.
Quiere ducharse a las cuatro de la mañana, ¿y si se enferma más de lo que está?
Se nos va antes de tiempo. ¿No cree que sería lo mejor?
La enfermera sonríe. Qué malo, no hable así, me dice.
Es broma, le digo. ¿Lo puedo ayudar a bañarse antes de irme?
Sí. Le voy a quitar el suero un rato. Su presión está normal, igual su temperatura.
Gracias, señorita.
La enfermera le saca la manguerita del suero, le cubre la vía con espadrapo. Ahora sí puede bañarse todo lo que quiera, don Juan de Dios, le dice, levantando la voz. Ya sabe que papá no escucha muy bien.
Ayudo al viejo a bajar de su cama y vamos a la ducha.
Se quita la bata. Toda su piel está amarilla. Está lleno de marquitas que se ha hecho de tanto rascarse. En el pecho y en los brazos tiene las cicatrices que le dejó la explosión del horno cuando trabajaba en una panadería en Pisco. Su espalda se ha curvado tanto que parece una joroba. Sus nalgas parecen dos pelotas pequeñas. Apenas se le nota el pipilí, oscuro, arrugado, cubierto de vellos grises.
De la pinta y el porte de Pedro Infante que tenía, según viejas fotografías que conserva Mariana, no queda nada. La piel amarilla, la cabeza calva, la boca desdentada, la espalda encorvada. Un poco más y se parece a Gollum/Smeagol.
Algún día estaré así, pienso. Dentro de cuarenta años. Si llego a vivir los casi ochenta y dos años que ha vivido el viejo.
Abre el grifo y el chorro de agua fría cae sobre su cuerpo. Me pide que le jabone la espalda. Se queda un buen rato bajo el agua. Parece un niño disfrutando de un buen baño en este verano insoportable.
Lo ayudo a secarse, a cambiarse.
Báñate también, Arolín, me dice.
En la casa, le digo, aunque ganas no me faltan.
Se afeita, se lava los dientes, los pocos dientes que aún le quedan.
Ahora sí te pareces a Pedro Infante.
Sonríe.
Volvemos a la sala. Se para al lado de la ventana, yo me siento en la silla que hay para las visitas. Me saco los zapatos aprovechando que no hay ninguna enfermera a la vista. Los pies me arden, tengo ampollas. ¿Serán mis riñones? También estoy jodido.
¿Cuándo iremos a Chincho?, me pregunta.
En julio, le digo, pensando ¿de dónde sacaré plata?
¿Ya te pagó Vinces?, me pregunta, como leyéndome el pensamiento.
Todavía, le digo. No le he dicho que hace unos meses Vinces me dijo ¿qué tal ese dinero lo invertimos en un negocio en lugar que te lo gastes en cualquier cosa?
Deberías denunciarlo a ese tipo para que no siga estafando a la gente. Parece John.
Eso es lo que voy a hacer, le digo. Si quieres, podemos ir a Pisco cuando te den de alta.
Sonríe. Seguro está recordando lo que nos pasó hace dos años en Palpa cuando fuimos tras las huellas del mítico Prudencio Luján, su bisabuelo o tatarabuelo que llegó de España y se casó con una chinchana.
Mejor vamos a Chincho, me dice. Allá me puedo sanar, el clima es limpio. Y, con la plata que te den, podemos mejorar la casa de mi papá para no estar molestando a la familia, comprar un terrenito en Huanchuy para criar chanchos. Nacho y Diego ya están grandes.
Es buena idea, le digo. Podría reasignarme a Julcamarca. O estudiar primaria para enseñar en Chincho.
Allá seguro consigues esposa.
Claro, le digo, pensando en los escasos habitantes que tiene nuestro pueblo. Para terminar como John.
Reímos.
Podríamos ir a Iribamba a buscar el tesoro del Rey Chiquito. Reclamar el terreno de mi suegra.
Recuerdo el camino sembrado de torreones antiterroristas. Mamá, Nachito y la tía Susana al lado del chofer; el tío Adrián y yo en la tolva. Los ríos de aguas gélidas, las iguanas de filudos lomos. La tumba del tío Anacleto flanqueado por la de sus hijos.
Claro. Hay que ir de todas maneras.
Vibra mi celular. Es Mariana. ¿Cómo está mi papá?, pregunta. Bien, le digo. Mañana tengo que ir al Almenara a sacarle cita en oncología.
Le pasó el teléfono al viejo. Lloriquea. Pregunta por los chicos, por Nela, por Bere. Manda saludos para todos.
Lo ayudo a subir a su cama.
Abre su vieja Biblia de pasta verde que le hemos traído y me habla de Dios. Existe la vida eterna para todos los justos, me dice. Deberías de estudiar la Palabra de Jehová aunque sea cinco minutitos al día, Arolín.
¿Para terminar como John?, me dan ganas de decirle, pero no lo hago recordando nuestras discusiones de antes cuando me espetaba que yo no fuera como mi hermano.
Siempre habla de Dios, me dice la paciente del frente, una viejecita con el cabello completamente cano. Así habría tenido su cabello mi mamá si John no le hubiera venido con sus problemas desde que se casó a la loca con Emilia, si Mariana no hubiera convertido en infierno la vida de mi madre por culpa de ese mal matrimonio, pienso. ¿Es evangelista?
Testigo de Jehová, le digo. ¿Usted?
Católica.
Ni le diga a mi papá porque él detesta a los católicos, le digo.
La viejecita sonríe.
Jehová no te exige demasiado.
Ojalá que exista Dios, pienso, para ver a mi mamá, a Juan Ignacio, a Eva Cristina, a mi abuela Felicitas, a todas las personas que amé aunque no conocí. Al tío Anacleto, al tío Lauro. No soy un tipo malo a pesar de no ser creyente, aunque sé que eso no es suficiente para alcanzar el Paraíso. Para alcanzar la vida eterna que pregona papá hay que hacer méritos, sacrificios que por el momento no me siento capaz de hacer.
Otra vez vibra mi celular. Es Carolina. ¿Cómo está mi papá?
Bien, le digo, pensando deberías de venir a cuidarlo siquiera un rato, mandar a Apestegui. Acaba de bañarse, ahora está hablando hasta por los codos de Dios.
Si habla así, es que está bien, me dice Carolina.
Mmm. Te paso con el viejo. Es Carolina.
Menos mal que el viejo no lloriquea esta vez. ¿Cómo están los chicos?
El viejo habla y habla y habla. Ahora sé que saldrá bien librado de este percance. En noviembre estaba peor, creíamos que no se salvaría, que terminaría como mamá, o quedaría hemipléjico. Se recuperó rapidito, hasta su cara que estaba media chueca volvió a la normalidad. Igual el 2006, en que incluso lo operaron. Esa vez sí pasé las de Caín: estaba trabajando y viviendo en Vallecito. Ni bien terminaba mi hora, salía volando para venir a cuidar al viejo que estaba con un humor insoportable. Una vez se arrancó el suero porque no le curaba nada, alegó, les jaló los cabellos a las enfermeras, insultó a todo el mundo. Nos llamaron. Llegué al hospital y lo encontré como Túpac Amaru, atado a su cama, lloriqueando, maldiciendo a las enfermeras, a los médicos. Cuántas noches me quedé acompañándolo, durmiendo en la silla, o a un ladito de él en su cama, muriéndome de sueño al día siguiente. ¿Y el resto de sus hijos? Nada, solo Mariana y yo, dejando a un lado nuestros odios, nuestras disputas, nuestros rencores.
Esa vez le extirparon un tumor maligno de las vías biliares. Pienso: ¿y si el tumor reapareció? Imposible. El doctor me dijo que tenía otro tumorcito que no tocaron, tardará veinte años en crecer, antes se morirá de otra cosa.
Me asomo a la ventana. Son casi las seis pero todavía brilla el sol. Por la calle pasan las chicas vestidas ligeramente exultando vida por todos sus poros, los chicos haciendo malabares en sus skates. Los envidio. A esa edad yo también pensaba que mis padres eran inmortales.
La muerte no existía.
¿Dónde estarán esos veranos en que íbamos a acompañar a papá a Huachipa y nos servía un cerro de comida que arrojábamos en un descuido suyo? ¿Dónde estarán esos veranos en que con Viejo, Pelusa, Lube y John nos bañábamos tempranito en la sequia de La Realidad?
¿Dónde?
Hace dos veranos estuvimos en Chincha, Pisco, Ica, Palpa, disfrutando de las playas chinchanas y pisqueñas, de la Huacachina, comiendo y bebiendo hasta el hartazgo, y todo gracias a un cuento con el cual gané un concurso en Trujillo. Quizá esa vez debí de haberlo llevado a Trujillo para que conociera Chan Chan, Huanchaco, pero recién lo habían operado y todavía estaba convaleciente.
Me devuelve el celular.
Le doy su cena y voy a la casa, le digo a mi hermana.
Que coma toda su comida.
Ya. Chau.
Papá me pasa su Biblia. Lee un poco, me dice. Voy a descansar un rato.
Cierra los ojos y empieza a roncar casi en seguida. Hojeo un rato esa Biblia vieja de pasta verde que debe ser la misma con la cual nos repasaba lectura a John y a mí cuando íbamos a acompañarlo a Huachipa. Si mal no recuerdo, la leí hasta Salmos. Cuando papá se bautizó, fui yo el único que lo acompañó a Campoy. Antes íbamos toda la familia al Salón del Reino, incluso mamá, a quien le caían antipáticos los Testigos de Jehová. Hasta que Carolina y Mariana crecieron y se sublevaron. Mariana se volvió católica. John y yo pagamos pato: los sábados que papá no podía ir a las reuniones nos mandaba a los dos. Y no podíamos hacerle el avión porque teníamos que recogerle La Atalaya y Despertad. ¿Cuántos años teníamos, diez, doce? Quizá menos. Eso fue antes de 1980, cuando trabajaba en Huachipa. Pero un día John y yo también crecimos y papá empezó a ir solito a las reuniones. Eso debe de haberle dolido también: que de todos sus hijos solo uno siguiera sus pasos.
Yo dejé de creer en Dios. Una noche me dije ¿qué pasaría si no rezo antes de acostarme? Ya no iba a las reuniones, pero siempre rezaba como me había enseñado mi papá.
No pasó nada. Y no volví a rezar nunca más, ni en las peores circunstancias. No es verdad que en la universidad me volví ateo. ¡Cuántas veces discutí con el viejo por eso!
El que volvió al redil fue John. En 1990 empezó a tener ataques de ansiedad, pesadillas. Tenía veinte años, estaba en la universidad, fue el primero de la familia en ingresar a la universidad, era un chico guapo, inteligente, siempre fue el más inteligente de la familia, incluso más que Mariana, el único que sacaba diplomas en el colegio. Le gustaba bailar, divertirse. Le gustaba en exceso las mujeres. Esa sería su perdición.
Yo trabajaba en Multitemp, le daba para sus gastos. Me decía Chino, cuando termine la carrera y trabaje, estudiarás tú, te ayudaré.
Bien que terminó la carrera, bien que me ayudó. Ahora que lo pienso, nunca le he pedido ni un sol.
Un sábado en la noche se sintió mal. Yo estaba escuchando música con mi amigo Viejo Alberto. Me siento mal, Chino, me dijo. Tómate un café y vete a dormir, le dije, pero, como seguía insistiendo en que se sentía mal, le avisamos a Mariana y lo llevamos al hospital.
Tenía un ataque de ansiedad. El doctor le preguntó si era adicto. John no fumaba ni cigarros. Tampoco tomaba. Ni yo. Eso lo aprendimos del viejo: nunca lo he visto borracho en mi vida. Le recetaron un calmante. Si se repetían los ataques, que se tomara la mitad de la pastilla.
Se repitieron, y con mayor ferocidad y a cualquier hora, tanto que ya no quiso ir a clases y en las noches dormía en la cama de los viejos porque los malos sueños convirtieron sus noches en tormentos.
Y los médicos no le encontraban nada.
Quizá le han hecho daño, dijo el viejo. Sabía de lo que hablaba: en su vida tenía un largo historial de daños, maldiciones, misas negras que le habían hecho brujas y brujos con las intenciones de matarlo, arruinarlo. El daño existe, Arolín, aunque tú no lo creas.
Le di la plata y él mismo lo llevó donde esos brujos que hay a una lado de la Carretera Central en San Andrés, Vitarte. Que me perdone Jehová, dijo, pero es la vida de mi hijo.
Dos chicos y una chica le han hecho daño, les dijo el brujo. Las chicas porque John se burló de ellas. El chico por envidia. Han enterrado su foto en un cementerio.
Recuerdo que un día fui al viejo cementerio de La Realidad y me puse a buscar entre las tumbas la foto de mi hermano. No la encontré.
Yo le costeé el tratamiento. Incluso pensé en pedir un préstamo para voltearle el daño que le habían hecho. Pero lo que pedía el brujo por ese trabajito era una cifra exorbitante. El país estaba en crisis, pedir un préstamo era ponerse la soga al cuello.
A mí ni me pidan plata porque no tengo, dijo Mariana. Se morirá pues, por pendejo.
¿Allí empezó a odiarlo?
Un domingo don Manchego tocó la puerta de la casa. Era hermano espiritual del viejo y nos conocía desde niños.
El que necesita en estos momentos a Jehová es John, le dije a don Manchego. Le conté la historia de mi hermano.
Ese mismo día John empezó a estudiar la Biblia con don Manchego. Volvió al redil. Y cambió radicalmente: vendió sus casacas y sus jeans, se deshizo de sus casets de rock metálico. Dejó de asistir definitivamente a clases Y se fue de casa porque en La Realidad estaban sus enemigos. Ese fue un golpe terrible para la vieja, que lo adoraba, igual el viejo. Creo que allí mamá empezó a morir un poco. Y peor todavía cuando John vino con la noticia, tres años después, que se iba a casar con una hermana espiritual.
Si papá se entusiasmó con ese matrimonio, dos hermanos espirituales casados significaban un matrimonio perfecto, dijo, mamá no. Emilia también había salido de su casa porque sus padres se oponían a sus creencias religiosas. Su sexto sentido le decía que esa mujer le iba a hacer sufrir a su hijo. Y el tiempo le daría la razón.
No se preocupe, señora, los hijos vendrán después, le aseguró Emilia. Primero vamos a hacer nuestra casita, comprar nuestras cositas, y John tiene que terminar sus estudios.
Bien que John terminó sus estudios, bien que los hijos vinieron después.
Esa pendeja se buscó un cojudo que la mantuviera, decía después papá.
Quizá si ese domingo no le hubiera dicho a don Manchego que mi hermano necesitaba a Jehová más que yo nunca hubiera conocido a Emilia y mi madre estaría ahora viva.
Mejor se hubiera muerto cuando estaba enfermo, decía mamá cuando John venía a contarle entre lágrimas el infierno en que se había convertido su vida al lado de Emilia.
Traen la cena. Papá apenas come. No tengo apetito, me dice. Me como su caldito y su flan, me despido de él y me marcho a la casa.



2



Tenía la barba blanquita como el algodón, larga, bien larga como si nunca se lo hubiese cortado. Se parecía al Dios que había pintado en la iglesia de Chincho, aunque era calvo. ¿Cuántos años tiene, señor?, le pregunté. Ciento veinte años, me dijo, tocándome la cabeza. Le conté a mi mamá mi sueño. Hasta esa edad vivirás, Juan de Dios, me dijo. ¿Cuántos años tenía yo cuando tuve ese sueño? ¿Cuatro, cinco, seis? Estaría como Nela, o Bere. Faltaba poco para la cosecha, me acuerdo, los maíces casi se doblaban por el peso de los choclos, el sol quemaba cada día más. Son más de setenta años desde ese sueño. He vivido más que mis padres. Mamá murió en 1954, ¿cuántos años tendría?, era joven todavía, parece que le hicieron daño. Papá en 1960, a los cincuenta y nueve años. Era de 1901. Hoy tendría ciento ocho años. Yo he vivido veintiún años más que él. Si nos encontráramos, sería como mi hijo. No enterré a ninguno. Yo estaba en Pisco cuando mamá murió. Lo supe como un mes después. Ya para qué iba a viajar. Papá murió dos veces. La primera vez casi muero también. Padre ha muerto, viajar urgente, decía el telegrama que me mandaron a la FAM. Con lo puesto viajé. Lloré todo el trayecto. Ya no tenía papá ni mamá. Bajando del ómnibus nomás emprendí el camino a Chincho. Cruzando el río Cachi, el mismo río que mi padre cruzó un día con un fantasma sobre sus hombros, hice un alto donde mama Bini para tomar algo pues no había almorzado ni cenado ni desayunado. Solo tenía agua. Bebí y seguí mi camino por Huaripata. Subí y subí. Por Qqasi me empecé a sentir mal, la cabeza parecía que me iba a estallar, las piernas se me doblaban. Ya estaba oscureciendo. Para llegar a Chincho faltaban todavía unas tres horas de caminata, siempre en subida. Me senté, vencido ya, esperando la muerte. No iba a estar presente en el entierro de mi padre. Cuándo encontrarían mi cadáver, quién me encontraría. Ojalá que fuera antes que los buitres me picaran los ojos, me dejaran irreconocible. Seguro me enterrarían junto a mis padres. Lástima que yo no tuviera mujer ni hijos para que me lloraran. Faltaban unos años para que conociera a María. Pero justo se aparecieron dos paisanos. ¡Juan de Dios, a los años!, me dijeron… ¿quiénes eran?, ¿por qué he olvidado sus nombres? ¿Ya han enterrado a mi padre? ¿De qué murió? Taita Ignacio está vivo, me dijeron. ¿Quién te ha dicho que ha muerto? Me mandaron un telegrama. Te estarían haciendo broma, el Soqqta está más vivo que tú. Era cierto: encontré a mi viejo calentándose frente al fogón, tocando su arpa, Lauro ya dormía. También se había quedado viudo como yo. Te mandé ese telegrama para que te acordaras de tu padre, ingrato. Eso fue en 1957 o 1958, un par de años antes de que muriera de verdad. Estuve en Chincho como un mes, con fiebre. Me había dado veta. Cuando murió de verdad, en agosto de 1960, ya no fui. ¿Con qué cara iba a pedir permiso de nuevo? Además, María estaba embarazada. Papá no llegó a conocer a Juan Ignacio, que nació el veinte de febrero de 1961. Días antes que muriera, tuve un sueño: papá iba de prisa por mama Bini; Julia, Griselda, Lauro y yo íbamos tras él queriendo alcanzarlo, pero papá llegó a la orilla del río Cachi, se quitó el pantalón y cruzó para el otro lado. Cuando llegamos a la orilla, aumentó el caudal y ya no pudimos cruzar. El viejo se fue sin volver la vista atrás. Por esos días moriría. Ni bien salimos de su luto, murió Juan Ignacio el veintiocho de setiembre de 1961. Apenas vivió siete meses, una semana y un día mi hijito. Su abuelo se lo ha llevado, decía la gente, era un angelito cuyo lugar era el cielo. Mentira, Jehová no necesita angelitos, murió porque le chocó el daño que me hizo mi tía María Villanueva, esa bruja de mierda que ahora debe estar achicharrándose en el infierno. Ella y su hija y su nieta. Su nieta todavía debe estar viva, ¿cómo se llamaba mi sobrina?, ¿tenía quince, dieciséis años cuando le dimos alojamiento? Allí está la enfermera con sus pastillas y agujas. Buenas tardes, don Juan de Dios, ¿cómo se siente, un poco mejorcito ya? ¿Para qué me pone suero si no me cura nada, señorita, si me sigue picando el cuerpo? Para que se hidrate, don Juan de Dios. Tómese esta pastillita para su presión y déme su brazo que tengo que sacarle una gotita de sangre para unos análisis que tenemos que hacerle. ¡Ay, carajo, con cuidado! ¿Por qué es tan bruta, ah? Sorry, don Juan del Diablo, está tan viejito que sus venas están más duras que una manguera vieja. ¿Qué dice, señorita? Hable más fuerte que no escucho bien. Que me disculpe, no volverá a suceder. Ojalá, ¿o quiere que me queje a mis hijos? Su hija la gordita es bien jodida, ¿no?, por cualquier cosa reclama. ¿Qué dice, señorita? ¿Que cuántos hijos tiene usted, don Juan de Dios? Seis, señorita. Vaya, usted le ha hecho trabajar bastante a su señora, don Juan de Dios. Jajajá. ¿Ve que nos comprendemos mejor si usted está de buen humor, don Juan de Dios? Hasta nombre de picarón tiene. ¿Usted es soltera, señorita? Sí, ¿por qué?, ¿acaso se quiere casar conmigo? Tengo un hijo soltero. ¿Cuál de ellos, el crespo o el que tiene barba? El que tiene barba. Es profesor, trabaja acá cerca, y también escribe libros. ¿Tendrá su enamorada, no? No, es soltero. Ay, don Juan de Dios, ¡si yo no conociera a los hombres! Mejor me caso con usted. Pendeja, ¿quiere quedarse con mi pensión, verdad? Listo, don Juan del Diablo, un permisito que voy a llevar esta muestra al laboratorio. Ya vuelvo. Sanaré, me levantaré de mi lecho, andaré, llevaré la Palabra de Jehová durante los próximos cuarenta años de vida que me quedan. ¿Qué son cuarenta años para Jehová? Para Él mil años son un día. ¿Pero con qué autoridad podrás llevar su Palabra a los demás si ni siquiera pudiste hacer que tus hijos fueran creyentes? John parecía que iba a ser un buen cristiano, pero es un sinvergüenza, un conchudo, hasta un hijo botado tiene, el otro día trajeron una citación de la Demuna por un caso de alimentos. Yo pensaba que con Emilia iba a ser feliz, iban a constituir un buen matrimonio, pero me equivoqué. María tenía razón cuando decía que esa mujercita iba a hacer infeliz a nuestro hijo, y a nosotros. Yo nunca le he debido a nadie ni un solo centavo, y John le debe a todo el mundo, a todo el mundo le pide prestado porque no tiene para su pasaje, porque todavía no le pagan en el colegio. Ese es su castigo por haberse casado a la loca, por no hacernos caso cuando le dijimos ¿con qué vas a mantener a tu mujer y a tus hijos si no tienes una profesión, si no tienes un trabajo estable? Me voy a hacer hombre, dijo. Bien que se hizo hombre. Se casó para estar jode y jode con sus problemas. Yo nunca iba a molestar a nadie. Cuando me casé con María, trabajaba en la FAM. Pero primero nos juntamos. A María la conocí en casa de mama ¿Agripina se llamaba? Era su madrina. Allí tenía yo mi pensión. María iba los fines de semana a quedarse allí. ¿Quién es esa gordita, mama Agripina? Es María, también es chinchina, hija del Uchu Mayor. Recordé que cuando era chiquillo la vi una vez. Iba yo con mi padre por el camino que va a Villoc y pasamos frente a la chacra del Uchu Mayor y una gordita le saludó a mi padre: buenos días, taita Ignacio. Sería como la Nela, yo estaría como Diego, faltaba poco para que me vaya a Huanta donde la bruja María Villanueva. ¿Quién es esa gordita, papá? Es María, la hija del Uchu Mayor. La volví a encontrar casi veinte años después. Mi mamá siempre me decía Juan de Dios, si un día te casas, hazlo con tu paisana, no busques mujer de otro lado, peor una limeña que solo saben pintarse como payasos. La volví a ver y me enamoré de ella, pero no fue fácil conquistarla, María era media chúcara. Trabajaba en Santa Clara donde unos japoneses. Nos hicimos enamorados pero un día peleamos porque alguien le fue con el chisme de que yo tenía mujer en Pisco. Para ver si me quería fui a visitarla, le dije María, mañana me voy a Chincho, he venido a despedirme, te he traído este corte de tela como regalo por el tiempo que estuvimos. ¿Saben lo que hizo? No me lo recibió. Gracias, no necesito nada de ti. Después me contó que la japonesa le había dicho qué sonsa eres, le hubieras recibido siquiera para que te hagas tu falda. ¿La telada le regalé a Zenobia o a la mujer de Estanislao? Ya ni me acuerdo. Pero insistí porque estaba enamorado de ella. Le mandé a mi sobrino Juan Cuba para que le dijera que si no iba ya mismo a mi cuarto vendría mi otra enamorada y se quedaría a vivir conmigo. Y cayó en la trampa. En el amor y en la guerra todo vale. Empezamos a vivir juntos, a comprar nuestras cositas. Estábamos prácticamente solos en Lima. María también había venido de la sierra buscando progresar en la vida. Ella no sabía leer ni escribir, era la hija mayor y tenía que ayudarle en la chacra a su papá, buscar leña, pastear las cabras, ir a hacer trueque por los pueblos de las alturas. Me contaba que siempre iba con su tío Antonio, el papá de Plácida. Por dónde no habrá andado mi María antes que nos conociéramos. Un día estaba pasteando sus cabras cuando fue a buscarla su amiga Lucila Borda. María, vámonos a Lima, le dijo. ¿Quién le va a ayudar a mi papá?, le dijo María. Tus hermanos, ellos ya están grandes, que ellos le ayuden, ¿hasta cuándo vas a estar en la chacra pasteando cabras, buscando leña, andando sin calzón? En el campo ni siquiera se conocía ropa interior, vivíamos casi como salvajes. Lucila trabajaba en Lima. Vas a trabajar y ayudar a tu familia. María fue a decirle a su mamá que se iba a Lima con Lucila Borda. ¿Quién le va a ayudar a tu papá?, le dijo mama Felicitas. Mis hermanos, ellos ya están grandes. El Uchu Mayor estuvo de acuerdo: no vas a estar toda la vida en la chacra, como nosotros, hija. Para su pasaje vendieron unas cabras que tenía María. Y así llegó a Lima, sin hablar castellano, con sus polleras. Primero trabajó en Jesús María, después en Santa Clara. Al principio no se acostumbraba, paraba llorando nomás, extrañaba a su familia. De allí la sacó Lucila. Le consiguió trabajo en Santa Clara donde unos japoneses que la trataban bien, aunque comían extraño, decía siempre María. Nos conocimos en 1960. María tenía veinticuatro años, yo treinta y tres. John se casó a los veintitrés años, igual Carolina. Yo trabajaba en la FAM, tenía mi cuartito en Esperanza, de allí nos mudamos a Tahuantinsuyo. Todo iba bien hasta que nos tocó la puerta las Villanueva: mi tía María, viuda del hermano de mi papá, mi prima y mi sobrina. Yo me había criado con ella en Huanta desde que mi tío me llevó después que le hice orinar a uno de los García. La vieja me sacaba la mugre: vendía chicha en el mercado. Todas las mañanas, antes de irme al colegio, tenía que llenar dos cilindros de agua para que preparara su chicha. Yo estaría como Nacho por lo menos. Si no le hubiera sacado la mierda a uno de los García, quizá hasta ahora estaría en Chincho. Terminé la primaria a los diecisiete años y me marché a Huamanga donde un tío, después me fui a Pisco a buscar a mi tía Juana Luján, hermana de mi madre. Le dimos alojamiento, la casa era grande, había lugar para todos. María estaba embarazada de Juan Ignacio. Además, criábamos a mi hermanito Lauro que en ese entonces tenía doce años. Ahora me acuerdo que María al principio no quería que mi tía se quedara en la casa, hasta me amargué con ella: si quieres, puedes irte, la puerta está abierta, le dije. Algo sospecharía María. ¿No dicen que las mujeres tienen un sexto sentido? ¿Cómo iba yo a saber que la vieja era bruja? Todo iba bien hasta que la vieja me habló de los terrenos que había dejado mi padre: Juan, como hijo mayor, vaya a Chincho y reparte los terrenos entre toda la familia. Si usted tiene algún interés, vaya, tía, y agárrese todo lo que quiera, yo no pienso volver a la sierra, fue todo lo que le dije. Para qué, la vieja se molestó, paraban todo el día en la calle, venían solo a dormir. Hasta que un día se fueron dejándome un regalito. Sería fines de marzo: Juan Ignacio ya tenía un mes de nacido. Yo siempre que llegaba del trabajo me echaba en la cama de Lauro para no molestar al bebito. Un día me eché y me pasó como electricidad. Salté de la cama. Pensando que sería un resorte, tanteé el colchón y de nuevo sentí esa descarga. Pero no era de electricidad porque nos alumbrábamos con vela, todavía no teníamos luz. ¿Qué sería? Le avisé a mi primo… ¿cómo se llamaba mi primo? Era también medio aficionado a las artes ocultas. Vino con su librito de San Cipriano y, mientras hacía unas oraciones, iba tanteando el colchón con un cuchillo. Toc, un golpe seco, el cuchillo chocó con algo. Más oraciones mientras mi primo abría el colchón. Había una piedra de río, redonda, lisa, que quemamos con kerosene y tiramos a la sequia. ¿Quién lo metería dentro del colchón?, ¿y con qué fines? Nos olvidamos del asunto hasta que unos días después Lauro llegó del colegio gritando y corriendo como loco, diciendo que lo estaban persiguiendo los cachacos y los curas. María estaba en la casa con Juan Ignacio. No pudo calmar con nada a Lauro y del susto se encerró en un cuarto. Lauro se desesperó más porque quería ver a Juan Ignacio: ¡quiero ver al bebito, quiero ver al bebito!, gritaba, golpeando la puerta. Estaba tan furioso que agarró un cuchillo y lo clavó hasta el mango en la pared de adobe. ¿De dónde sacó esa fuerza si apenas era un niño como Nacho? Me avisaron y fui corriendo a la casa: los baldes de agua estaban volteados, las cosas tiradas, rotas. Con mi primo lo agarramos a la fuerza y lo llevamos al Seguro pero los médicos no le encontraron nada a pesar de todos los análisis que le hicieron, de repente usted lo hace estudiar mucho y no lo alimenta bien, me dijeron. Cómo no le iba a alimentar bien si en la casa sobraba la comida. Yo ganaba bien en la FAM, trabajaba a destajo, sacaba más de mil quinientos soles a la semana. Criábamos gallinas, patos, pavos. Las gallinas daban tantos huevos que no había quién los coma y los tirábamos a la sequia. ¿Qué tendría mi hermanito? Hasta que mi primo me dijo Juan, ¿por qué no le llevamos al curandero?, de repente le han hecho daño, ¿te acuerdas de la piedra que había en su colchón? Eso había sido: en su casa estuvieron alojadas tres mujeres, la mayor le habló de unas herencias y usted le contestó mal y por eso le ha hecho daño, me dijo el curandero. Le dejaron la cochinada en la cama de su hermano para que no le chocara al bebito porque lo habían llegado a querer. Era para usted, pero le chocó a su hermanito porque siempre le choca a los más débiles. Menos mal que el daño está fresco y tiene cura. Esa noche Lauro se quedó con el curandero. Al día siguiente fui tempranito y Lauro estaba mirando al curandero mientras este labraba sus ladrillos. El hombre hacía sus ladrillos para sobrevivir. Anoche matamos a los curas y a los cachacos, ¿verdad, don Quispe?, le decía. Sí, hijito, le decía el curandero, ya no te volverán a molestar. Se me salieron las lágrimas. Nuestros padres ya habían muerto, Lauro era como un hijo para mí y para María. Era guapo mi hermanito. Lauro volvió el rostro, seguro sentiría mi presencia, me vio, y vino corriendo y nos abrazamos: papá, anoche matamos a los curas y a los cachacos, me dijo. Me decía papá. Lloramos. Don Quispe me dio una botellita con un brebaje: los ataques se van a repetir un par de veces más, cuando eso suceda, usted le da de beber el contenido de esta botellita y se le pasará. Y así pasó. Pero su madrina se enteró y se lo llevó a Chincho. Allí le dio otra vez la locura, o el encanto más bien. Dicen que estaba pasteando sus cabras en las afueras del pueblo cuando empezó a llover y un rayo reventó a su lado y vuelta se volvió loco. Lo curaron, pero no se sanó del todo. Una época vivió conmigo en Huachipa. Paraba metido en la casa, le tenía miedo a las mujeres, sus camisas los cortaba en flecos como los apaches. En 1980 lo vimos por última vez cuando fuimos a Jiljarajay con María y Flora y Dora. Paraba con una chalina en el cuello que le tapaba media cara. Desapareció después de la muerte de Anacleto, ¿lo matarían los terrucos o los soldados?, ¿se escondería en el monte para escapar de esos criminales? Nunca más supimos de él, aunque algunos dicen que lo han visto en San Francisco, la selva de Ayacucho, que está gordo y se ha casado y tiene hijos. ¿Cómo se va a casar si le tenía pánico a las mujeres? Mi hermana Julia dice que la casa de mi papá es para Lauro. Ojalá que un día regrese. Ya debe estar viejo como yo. Yo le llevaba veinte años por lo menos. Lauro debe tener unos sesenta años más o menos. Cuando desapareció tenía unos treinta. Pero no solo a Lauro le chocó el daño, sino también a Juan Ignacio, a pesar que las brujas no querían eso. Empezó a enfermarse de todo mi hijo. El 28 de setiembre de 1961, siete meses, una semana y un día después de haber nacido, murió. Habría cumplido cuarenta y ocho años este veinte de febrero. Cómo sería, alto, fuerte, inteligente. María lo lloró toda su vida. Hasta que naciera Carolina íbamos casi todos los días al cementerio. Ya ni queríamos tener más hijos. ¿Qué habrán dicho las brujas cuando se enteraron que mataron a una criatura inocente? Nunca más las volví a ver a esas mierdas. Cinco años después de la muerte de Juan Ignacio, cuando ya teníamos a Carolina y Mariana, me empecé a sentir mal: me daban vértigos y caía al suelo sin sentido. Una vez iba por Calle Nueva, y me desmayé. Un policía me ayudó: ¿por qué lo dejan salir a la calle si está enfermo, señor? Los médicos del Seguro no me encontraban nada. ¿Qué tiene este hombre?, se preguntaban, ¿por qué se hace el loco, ah? Hasta que mi primo… ¿cómo se llamaba mi primo?, ¿por qué he olvidado su nombre?, fue el mismo que me ayudó con Lauro, me dijo Juan, estoy llevando a mi señora al curandero, ¿vamos para que te vean? Fuimos. El curandero me leyó la mano: usted tiene la cochinada hace años, señor, lo peor es que no cree, pero el daño existe. Me dijo lo mismo que el curandero que curó a Lauro. Y me sentenció: a usted lo botarán de su trabajo, perderá su casa, morirá. Lo siento, pero no puedo hacer nada, el daño está pasado. Pero no solo las brujas me querían ver muerto, sino también un primo, hermano del que me estaba ayudando. ¿Quién le dijo Juan, piensas hacer casa?, nunca lo harás. ¿Cómo se llamaba ese hijo de puta? ¿Por qué he olvidado su nombre? Yo estaba haciendo zanja con mi sobrino Juan Cuba y pasó ese desgraciado y me dijo eso. Haré lo que pueda, le dije. La segunda vez que me dijo lo mismo, pensé que estaba borracho. Quién iba a pensar que también era brujo. ¿Pero por qué me envidiaría si yo nunca le hice nada? A las brujas tampoco les hice nada. Le han hecho daño para volverse loco, para andar desnudo en la calle, para no sentir amor por nadie, para morirse. Entré en pánico: ¿qué sería de mi esposa y de mis hijas? Carolina tenía tres años, Mariana uno. ¿Quién velaría por ellas si la familia estaba lejos? Iríamos a Chincho, pondríamos un negocio para que pudieran pasar su vida. En Chincho estaban mis suegros, mi hermana Julia, Lauro. Renuncié a la FAM, vendí la casa, y marchamos a la sierra. Pero, antes de irme, se me acercó don Pedro Vargas, un vecino que se llamaba igual que el cantante mexicano, por eso será que nunca he olvidado su nombre. Me dio una Biblia: es bueno leer siempre la Palabra del Señor, don Juan, me dijo. Y eso es lo que he hecho hasta ahora. Poco a poco mis males fueron desapareciendo. En 1970 regresamos a Lima. Y, aunque las brujas no pudieron matarme, sí nos arruinaron: de la urbanización donde vivíamos, con agua y luz, pasamos a un cerro junto a las lagartijas y culebras. Pero siempre estuvimos juntos, en las buenas y en las malas. Esto no aprendió John pese a que les contaba mi historia hasta el cansancio. ¿Sigue despierto, don Juan de Dios? Es que hace calor y me pica todo el cuerpo, señorita, ¿puedo ir a darme un baño? Ay, don Juan de Dios, después se enferma y me sancionan. Le voy a traer una pastillita para la picazón. Ya vuelvo. Ya, señorita.










3



La cola avanza lentamente, tan lento que parece un cortejo fúnebre, pienso.
El viejito que está delante de mí me pregunta de qué estoy enfermo. Mi padre es el que está mal, le digo.
¿Sí? ¿Qué tiene?, interviene la chica que está detrás de mí.
Qué tendrá. Está todo amarillo y le pica el cuerpo.
De repente tiene hepatitis, conjetura la chica. Por el color amarillo.
Habrá comido algo que le hizo mal, dice el viejito. ¿Cuántos años tiene?
Va a cumplir ochenta y dos años dentro de un mes.
Ay, tienes que cuidarlo, dice la chica. Dicen que a los viejitos los matan en el Seguro. Si puedes, llévalo a una clínica.
¿Con qué plata?, le digo, tocándome los bolsillos, pensando en el dinero que me debe Vinces.
¿Cuántos hijos son?, pregunta el viejito. Deberían de hacer un pozo.
Seis, pero no todos trabajan.
Eso es lo malo, dice la chica.
¿Y usted de qué está mal, señor?
El domingo le dio un derrame cerebral a mi señora. Voy a recoger los resultados de la tomografía que le hicieron.
Hablamos de la presión alta. Les digo que mi mamá murió de un derrame cerebral. Seguro le darían cólera, dice la chica. Mmm, murmuro, un hermano se casó a la loca, la otra hermana se metía en la vida de todo el mundo.
Eso es lo malo de tener muchos hijos, dice el viejito.
Cría cuervos y te sacarán los ojos, filosofa la chica.
El viejito llega a la ventanilla, entrega su DNI, y un minuto después le dan una hoja. Nos dice chau y se va.
Ahora es mi turno. Entrego el DNI del viejo, la que atiende busca en la computadora, la impresora empieza a funcionar, y me entrega una hoja.
Chau, le digo a la chica. Ella sonríe.
Leo la hoja:
ESSALUD Fecha: 07/02/2009
HOSP. II VITARTE Hora: 10:33:46
SERVICIO DE DIAGNÓSTICO POR IMAGEN Usuario: Giulianna
N°. Examen: 00152526
RESULTADO DE ECOGRAFÍA
Procedencia : EME Emergencia
Citado el : 23/01/2009 Viernes Autogenerado : 2703081GTLAJ007
N°. Acto Médico : 4021705 N°. Historia : 153324
Paciente : Juan de Dios Edad : 81 Sexo : Masculino
Servicio : Servicio no registrado Cama :
Médico : N° Ubicación :
Examen solicitado : Ecografía abdominal (Mañana)
Diagnóstico (CIE) :
…………………………………………………………………………………………….
Informe de Ecografía
Hígado: Con incremento moderado de su ecogenicidad parenquimal. No se aprecian lesiones focales. Se evidencia dilatación de vías biliares intrahepáticas.
Vesícula biliar: Ausente por antecedentes qx.
Colédoco 20.8 mm.
Vena porta 10 mm.
Páncreas: Ecogénico no se evidencia lesiones focales.
Aorta: De disposición, calibre y pared dentro de límites normales.
Bazo: Homogéneo. Dimensiones dentro de límites normales.
Cavidad abdominal: No se aprecia líquido libre.
Conclusión:
1. Dilatación de vías biliares intra y extrahepáticas.
2. Hepatopatía difusa moderada.
Código Resultado: Ver texto.
Registrado por: RLlanos 23/01/2009
Modificado por: RLlanos 23/01/2009
________________________________
Dr(a). Dueñas Janampa Marco Antonio
¿A quién le pregunto qué significa este diagnóstico? Me acuerdo de la enfermera Pari que conocí mientras estuve hospitalizado. Ella me puede ayudar.
Voy a Urología. En las puertas de los consultorios hay largas colas de pacientes. Hay tantos enfermos que pareciera que el país entero estuviera enfermo.
¿María Malpartida? Un enfermero empuja una silla de ruedas donde va una mujer de unos cuarenta años, o un poquito más, que se parece demasiado a esa secretaria de la Navarrete que conocí hace veintidós años en la Línea Uno que nos llevaba a nuestros trabajos. Los mismos ojos oscuros y grandes de entonces, los cabellos lacios y castaños ahora lleno de canas como el mío, el rostro de muñeca ahora demasiado pálido y con una mueca permanente de dolor.
Doy la media vuelta y los sigo. Ella vuelve el rostro. Quizá me ha reconocido a pesar que ya no llevo el cabello como los Soda Stereo de los ochenta, a pesar de la barba que me cubre parcialmente la cicatriz de la mejilla izquierda.
Cómo hemos cambiado con los años. Cómo ha cambiado todo. ¿Recordará esos días en que hacíamos malabares para transportarnos por culpa de los paros armados y la continúa huelga de transportistas? ¿Recordará esas interminables colas detrás del Coliseo Amauta para tomar el micro de regreso?
Un sábado 23 de setiembre de 1989, a la 1:07 p.m., lo recuerdo muy bien, nos vimos por última vez. Siempre pensé que quizá había muerto en un atentado, o que la habían desaparecido, o que quizá se había marchado al extranjero, como tantos peruanos, para huir de la debacle. Entonces el país se caía a pedazos.
Llegan al ascensor, la puerta se abre, entran. La puerta se cierra.
Me quedo allí, mirando los números de los pisos que se van encendiendo de rojo.
¿Y si no era María?
Doy la media vuelta para ir al tercer piso.
Para ir donde la señorita Pari, le digo al guachimán.
Salió de guardia a las ocho, me dice. ¿Algún encargo?
Ninguno. Vuelvo otro día.
Salgo del Almenara. Voy a la avenida Grau. Tomo la combi para ir al hospital de Vitarte.
Dilatación de vías biliares intra y extrahepáticas debe significar crecimiento, expansión, inflamación de las vías biliares por dentro y por fuera, ¿no?, pienso en el trayecto, leyendo una y otra vez ese diagnóstico. Hepático debe ser algo relacionado con el hígado. ¿El tumorcito que le dejaron cuando lo operaron hace dos años habrá crecido? ¿No dijo el doctor que tardaría veinte años en crecer? ¿Será un tumor maligno?
De hepatopatía difusa moderada solo entiendo difusa y moderada. Difuso puede significar vago, impreciso, también abundante, dilatado, ancho. Moderado es no excesivo, según los recuerdos de mis clases de RV.
No está en la conclusión, sino en el informe: hígado: con incremento moderado de su ecogenicidad parenquimal. ¿Qué será ecogenicidad parenquimal? Incremento moderado debe ser crecimiento moderado del hígado.
¿Por qué no lo escribirán en un lenguaje más claro? Si los médicos escriben en jeroglífico, sus diagnósticos parecen estar en chino.
Le saco una copia antes de entregarlo a la enfermera. En el hospital de Mariana le pueden ayudar.
¿Qué tendrá mi papá, señorita?
No sé, me dice la enfermera. El médico ya nos dirá qué tiene.
Si ella no lo sabe, peor yo que de medicina no sé nada.
¿Puedo ver a mi papá?
Solo un ratito. No es día de visita.
El viejo apenas si ha probado su almuerzo. Dice que no tiene apetito.
Tienes que comer para estar fuerte, le digo.
¿Cuándo iremos a la casa?, me pregunta.
El doctor lo dirá, le digo.
En el parque del frente los chicos juegan carnaval, se corretean globos en mano. Sus chillidos, gritos destemplados llegan hasta nosotros.
Hoy no es día de visita, me dice el guachimán, entrando a la sala. ¿Puede retirarse?
Me voy, papá, le digo al viejo, acariciándole la calva, que también está de color amarillo. Mañana vengo.
Lagrimea.
Ya iremos a la casa pronto, le digo. Ten un poco de paciencia nomás.
Voy al mercado a almorzar. La casera me pregunta cuándo empiezan las clases. El primero de marzo, le digo.
De allí, a la casa. Mariana está con un humor de perros: ha llamado Emilia para decir que John no se acuerda de sus hijos, que no tienen nada que comer. ¿Ese qué hace metido allí, en lugar de buscar trabajo? Ese es John, que está ocupando el cuarto que era de mamá.
¿Y yo qué puedo hacer?, le digo, alegrándome: entre más jodida esté Emilia, mi madre estará más feliz en el lugar donde esté. Eso es problema de ellos. Tampoco lo voy a botar diciéndole vaya a trabajar, ¿no? Esa debería de trabajar en lo que sea y no esperar que solo el marido la mantenga.
Ni le doy la copia de los resultados. A veces pienso que es mejor que mamá se haya muerto, sino hasta ahora Mariana la seguiría atormentando. Han pasado casi cuatro años de su muerte y John sigue cagado. Hasta tiene un hijo botado por ahí: el otro día llegó una notificación de la Demuna donde una chica lo demanda por alimentos.
Después de un duchazo y descansar un poco, me pongo a limpiar la choza del viejo. Está lleno de cachivaches como un anticuario. Todas las cosas que nosotros desechábamos, papá las guardaba. Encuentro el diploma que me dieron en 1981 cuando terminé la primaria. Encuentro los diplomas que recibía John en aprovechamiento y conducta cuando todas las esperanzas de los viejos estaban puestas en él. Encuentro la autoradio a batería que utilizaba yo cuando no teníamos luz. Encuentro esa chaquetita roja que mamá decía esto te ponías cuando eras bebito. Es tan chiquito que no le entraría ni a un muñeco. ¿Para qué guardaría papá esos cachivaches? ¿En qué momento se pondría a rebuscar la basura para ver si había algo que podía conservar?
Encuentro un maletín lleno de papeles, documentos, cartas. Están en buen estado a pesar que la humedad ha carcomido partes de algunas hojas. Me llevo el maletín antes que alguien se dé cuenta. Estos papeles me pueden ser de gran utilidad.
Encuentro una carta de mi padre a mi madre. Está escrita a máquina.
Vitarte, 14 de Octubre de 1,968
Señora María.
Me siempre querida y inolvidable esposa, les deseo que la presente carta que les halle gozando de lo más perfecta estado de salud en unión de nuestras hijas y el pibe, y más familiares que les rodea en esa.
Después, de saludarte con singular afecto de siempre, comunico con emotivo sentimiento y nostalgia, siempre añorando nuestro terruño que, por qué realmente siento el calor del hogar, tu sabrás comprender querida esposa María no puedo vivir más tiempo alejado de Uds. por qué mis hijas las quiero como se fueran las niñas de mis ojos, espero que todos Uds. que estén bien y sin extrañar el Domingo 20 de este més salgo de viaje se Dios nuestro salvador así lo dispone, como vuelvo decirte no se preocupen por mi, por que nuestro divino es muy bondadoso el sabrá apiadarse de nosotros.
Querida esposa hé recibido tu cariñosa xxx carta con la fecha 11 del presente més, en la cual me dices que están bien todos x por la divina providencia de nuestro salvador, lo único me extraña mucho tu no me dices nada tanpoco de la carta que mandé con el portador don Julio Viveros con $. 400.00 soles, ahora que ha regresado mi sobrino Ignacio Villaroel, mi a dicho que te ha entregado delante de el, tu no mi mandas ninguna noticia al respecto, yo recibí la primera carta que mi mandastes con la Agencia E.T.A.S.A. y la respuesta iba mandar con la misma Agencia, que resulta el dia siguiente llegó mi tio Antonio Villanueva de Chincho, y mi dijo que iba regresar enmediato, lo hice la carta y le entregue, por supuesto por motivos de fuerza mayor no pudo y habia postergado su viaje una semana más total 2 semanas, de modo ambos hemos cometido herrores, posiblemente don Victor Riveros ya va llegar para preguntarle a el mismo.
María dice el Doctor Humberto Tineo está de acuerdo que yo vaya a trabajar a la Hacienda Santa Rosa, el espera que hagamos buenos areglos con el Sr. Teofaldo Tineo, ya estos dias voya estar allí para areglar conmigo mismo al respecto de negociación, poco a poco haremos todo por que hay que tener un poco de pasencia, tambien tengo otros proyectos por adelante yo ya veré juntamente contigo a cual de ellos vamos a enclinarnos, ó mejor dicho en cuál de ellos vamos a trabajar ya se verá, si no nos conviene ningunos juntamente nos regresaremos a Lima, comido ó no comido juntos con nuestras hijas pasaremos la vida para eso soy su padre.
Reciben mis saludos cordiales de una manera muy especial todos Uds. lo mismo mi tio Teófilo Bendezú, mi tia Satornina Bendezú, Irene, Odilia, Wince, Nestor Faustino y familia, mis suegros, mi papá Julián, mi mamacita Félicitas, Anaco y familia, Teófilo, Teodora, Susana e hijos, y Antoquita que no deben olvidar.
Me despido sin más que decirte tu esposo que te quiere de todo corazón, ancioso de vertes y estrechartes muy pronto entre mis brazos.
Atte. y S.S. Juan de Dios
Recibe $ 100.00 soles oro por el portador don Antonio Villanueva.
Esa es la carta que mi padre, con muchos errores ortográficos, le escribió a mi madre hace cuarenta y un años. Supongo que yo soy el pibe, ¿no? Ese 14 de octubre de 1968 yo tenía cuatro meses de nacido. La carta está sin sobre, ¿mamá, mis hermanas y yo estaríamos en Cangari, donde yo había nacido, o en Huanta? ¿Ya habían devuelto la chacra que arrendaron a los Rivero? No, no, la chacra la devolvieron cuando Velasco dio la ley de la Reforma Agraria, o sea en 1969. ¿Qué hacía el viejo en Lima? ¿Estaría buscando trabajo? Menciona la posibilidad de trabajar en la hacienda Santa Rosa, ¿ya estaría curado de sus males?
Si estábamos en Cangari, ¿quién nos acompañaba? ¿O estábamos solos en la chacra? Mamá una vez se llevó el susto de su vida. Papá estaba en Lima, la vieja estaba en la chacra sola con mis hermanas. Estaba embarazada de mí. Una noche, la despertó los ladridos del perrito que tenían. El perro ladraba porque afuera rugían. León, pensó mamá, asustada, recordando que los leones, en realidad era un puma, solían abrirle la barriga a las embarazadas para comerse el feto. La vieja aseguró puertas y ventanas, que eran de calamina, y se puso a rezar para que al león no se le ocurriera subir al techo, que fácil hubiera cedido al peso de la fiera. Parece que los ladridos del perrito espantaron al animal porque los rugidos cesaron. Al día siguiente, la vieja encontró en la tierra unas enormes huellas. Menos mal que ese día su papá llegó de visita y después mandó a su hermano Teófilo para que nos acompañara.
¿Saturnina Bendezú sería algo de los negros Bendezú que le hicieron brujería a mi mamá cuando llegamos al barrio? Por culpa de ellos murió Eva Cristina. Antoquita debe ser mi tía Antonia, hermana menor de mi mamá, que murió jovencita y está enterrada en el cementerio de Cascabel, en Cangari. Le dio el abuelo, o algo así.
Encuentro una carta de mi abuela Felicitas dirigida a mi mamá.
Chincho, 27 de agosto de 1962
Señora María
Lima
Querida hijita:
Deseo que al recibir la presente te encuentres bien de salud. Por ésta nos tienes sin novedad.
Para comprar la chacra tenía que vender un novillo pero como tú habías dicho que no venda, te suplicaría que me mandes entre Anacleto la suma de dos mil soles.
He recibido todo lo que me has mandado más 80 soles de lo que te agradezco bastante.
Sin más por ahora tu mamá que te quiere
Felicitas Ceras
Disculpa que esto te mande a la ligera.
Al reverso hay unas líneas dirigidas a mi tío Anacleto:
Señor Anacleto
Querido hijito:
Esta te escribo muy a la ligera con el objeto de decirte que para la chacra me mandes $2.000, porque yo tenía que vender el novillo y en vista de que Uds. no quieren te suplicaría para que me mandes.
También te suplico para que le digas a ese (ininteligible) Valenzuela para que le pase su manutención a su hijo que hasta ahora sólo le ha dado $100.00 (cien soles) y no recuerda más, ya en pesa Uds. arreglen.
Sin más por ahora tu mamá que te quiere
Felicitas Ceras
Reciban saludos de tu papá
¿Sabía leer y escribir mi abuela? La carta está escrita a mano con buena letra y sin errores de puntuación ni tildación. Solo el nombre de Valenzuela no se entiende. Si mi abuela sabía leer y escribir, ¿por qué dejó que mi madre no aprendiera a leer y escribir?
Poco a poco iré revisando todos estos papeles.


4



Casi caigo de bruces sobre el profesor Epifanio García. Don Epifanio era un hombre severo. Te portabas mal, te metía un chicotazo. Y ay que te quejes a tu padre: castíguele más, profesor, este chico es un malcriado. Con las justas me sostuve en el marco de la puerta como un gato. Me di la media vuelta, y le metí un derechazo a Ángel Huamán mismo Mohamed Alí. No dijo ni ay el pendejo. Menos mal que nadie se dio cuenta. Entré al salón, me senté en mi carpeta y esperé. Un minuto, otro minuto y otro minuto. Carajo, ¿y si lo maté?, pensaba, asustado. Vi que había caído al suelo. Creo que el puñete le cayó en la sien o en el pómulo porque el puño todavía me dolía. De repente se fue a su casa y ahoritita viene con su mamá, pensaba. O me va a esperar a la salida. Tocaron la puerta y el corazón me empezó a latir de prisa. Mejor le hubiera dicho al profesor que Huamán siempre me molestaba. El profesor abrió la puerta: Ángel Huamán estaba todo cochino, todavía medio atontado. ¿Y tú a dónde te fuiste?, le espetó el profesor. Ángel Huamán estaba mudo. El profesor le metió un par de varillazos y lo mandó al rincón de los castigados. Solito se lo buscó el abusivo ese. Lo peor es que se puso a llorar y hasta se orinó. Eso te pasa por meterte conmigo, huevón, pensaba, contento. Mi papá me enseñaba a boxear. Te tienes que cuidar los huevos y la boca del estómago, Juan, me aconsejaba, estos son los puntos más débiles del cuerpo. Tus huevos los vas a necesitar cuando seas mayor. Lo mejor es meterle un derechazo en la sien a tu rival para terminar lo pelea lo más rápido posible. Hasta me cortó coco porque algunos cobardes te jalan del pelo como mariquitas, hasta te tiran piedra o te muerden. Una vez el profesor Epifanio hizo un campeonato de box y yo gané. ¿Cómo se llamaba ese grandazo al que noqueé? Me pasearon en hombros por el pueblo, ¡tres hurras por el campeón!, ¡hurra!, ¡hurra!, ¡hurra! Justo nos encontramos con mi mamá. ¿Por qué lo cargan así a mi hijo, don Epifanio? Es el campeón de Chincho, doña Isidora. La otra semana se va a pelear a Villoc y después a Julcamarca, señora, y de allí a Lima. Pero mi mamá no quiso: te van a malograr la cabeza, Juan de Dios. ¿Cuántos años tendría yo? Estaría como Diego, por lo menos. Eso fue antes que me llevaran a Huanta porque también noqueé a uno de los hijos del profesor. ¿Cómo se llamaba ese abusivo? Eran tres. Uno de ellos era Julio, que con el tiempo sería mi compadre. Era un muchacho estudioso, los otros eran unos matones. A ver si a mí me haces orinar como a Huamán, me retaba, buscándome la bronca. Pelea pues, ¿o me tienes miedo? Era mi mayor, sería como Nacho. Un día que el profesor se fue a Julcamarca a cobrar su sueldo el matón me estuvo jode y jode: pelea pues, Juancho, hazme orinar como a Huamán. Mejor no me molestes. A mí sí me tienes miedo, ¿no, conchetumadre? Un solo derechazo en la nariz y la sangre empezó a salir como de un caño. Se fue corriendo a avisarle a su mamá, ¡mamá, mamá, Juancho me ha pegado, Juancho me ha pegado, mamá! La vieja vino y me agarró a varillazos: muchacho abusivo, ¿cómo le pegas a mi hijito? Le aventé el libro que nos daba el gobierno y me fui a mi casa. Justo estaba allí el hermano de mi papá, el que era marido de la bruja María Villanueva. ¿Cómo se llamaba mi tío? ¿Por qué he olvidado su nombre? Ahora me va a escuchar esa mujer, carajo, dijo, yendo al colegio, ¿cómo le va a pegar a un alumno? Nos vamos a Huanta, me dijo, cuando regresó. Allá seguirás estudiando, Juan. Mis padres estuvieron de acuerdo. Me despedí de Chincho. Volvería, pero de cuando en cuando. ¿Qué habría pasado si no le sacaba el lancho al García ese? Quizá me habría quedado en mi pueblo hasta hoy, sembrando en la chacra, pasteando cabras, con otra mujer, con otros hijos. Terminando la primaria me fui a Huamanga y después a Pisco, donde mi tía Juana Luján. Empecé a trabajar en las haciendas, Chongos, Manrique, Independencia, primero pañando algodón, después controlando a los jornaleros, ¿cómo se llamaba el capataz de la hacienda Manrique que me dio ese trabajo? Era un morenito, no estás para pañador, me dijo, ¿sabes leer y escribir? Sí, señor, tengo mi primaria completa. Antes así nomás nadie tenía su primaria completa. Los negritos pañaban el algodón como si nada, en un día se hacían tres, cuatro arrobas, yo apenas uno. Ser controlador era un trabajo más suave. Tenía mis amigos negros con los cuales me iba a las fiestas los fines de semana. Parecían mis guardaespaldas. Así que tu bisabuelo era don Prudencio Luján, el que se casó con una chinchana a quien la jeta le llegaba hasta el ombligo, ¿no? Ajá. Mi bisabuelo materno había llegado de España para comprar unos viñedos en Pisco. Allí se enamoró de una negrita. Se casaron y se fueron a Palpa. Uno de sus hijos fue mi abuelo Marianito, un enorme mulato que fue militar y fue destacado a Ayacucho. Allí se enamoró de la sobrina del cura Cabrera, mi abuela Cristina. Desertó en la guerra con Chile. Seguro escaparía a Chincho para no ser fusilado por traidor. Allí nació mi mamá. Mis antepasados paternos llegaron del País Vasco con los conquistadores. Manuel y Antonio Castelo fueron capitanes de Túpac Amaru y huyeron a Huancavelica después del fracaso de la rebelión. Yo salí prieto y con el cabello crespo, no como mis hermanas que eran bien blancas, Julia tenía hasta los ojos claros. Mi papá decía siempre ese negro qué va a ser mi hijo cuando yo hacía alguna de mis palomilladas. La que me adoraba era mi abuela Cristina. Pero los negros también me envidiaban, hasta quisieron hacerme daño, me dijo Tuna, que ahora vive con la mujer de Carapacho. ¿Qué será de los otros? Ya habrán muerto. Me puse a trabajar como ayudante de panadero donde los Rojas. Allí me accidenté. Una noche llegó borracho el patrón, Juan, prende el horno, me ordenó. Pero, patrón… Carajo, ¿hasta ahora no has aprendido a prender el horno? Prendí el fósforo, y salió una bola de fuego que me envolvió como un remolino. Desperté en el hospital San Juan de Dios, lleno de vendas, hinchado como una pelota. Menos mal que no me quemé la cara, solo el pecho y los brazos, sino iba a quedar como un mostro. Estuve internado tres meses. Estando allí llegué al Reino de los Cielos. Dos ángeles me condujeron ante la presencia de nuestro señor Jesucristo. Era un poquito más alto que yo, con una barba inmensa. Le pidió a un ángel que trajera un bizcocho. Lo partió y me dio la mitad. Todavía no es tiempo que estés aquí, Juan de Dios, me dijo. Regresa a casa por ese caminito. Fui comiendo mi bizcocho. Iba sin zapatos pero no sentía las espinas que se clavaban en mis pies. ¿Seré un alma?, pensaba yo. Llegué a Ñaña. Allí me encontré con mi tía… ¿cómo se llamaba mi tía? Nos pusimos a esperar el tren. Primero pasó uno lleno de muertos. Se van al purgatorio, me dijo. Seguíamos esperando. Estábamos en esas, cuando escuchamos el pitido del siguiente tren. De pronto se levantó la tranca para dar paso al tren y me levantó por los aires del cuello. Desperté gritando. En otro sueño estaba yo tocando la guitarra y cantando tangos como Gardel. Llovía, y como tenía sed, miraba al cielo para recibir en la boca las gotas de lluvia. Unos aplausos me despertaron. Cantas bonito, Juan, me dijo el doctor Lira. Gracias a él me atendieron bien porque era amigo de Juan Bailetti, esposo de mi prima, ¿cómo se llamaba mi prima? El doctor Lira hizo las gestiones para que el Seguro asumiera los gastos del hospital, incluso me dieron un dinero que me permitió sobrevivir los primeros meses hasta recuperarme para volver a trabajar. Cuando llegué a mi pensión, solo encontré en mi cuarto una camisa vieja y unos zapatos que ya no usaba. Hemos regalado tus cosas porque pensábamos que te ibas a morir, Juan, me dijo la casera. Quizá eso hubiese sido lo mejor para no padecer todo lo que sufrí después. Mi mamá me escribió para pedirme que regresara a Chincho pero no lo hice: iba a sufrir al ver mis brazos y mi pecho lleno de cicatrices. Cuando me sacaron las vendas, tenía los brazos unidos. Tuvieron que operarme para separarlos. Poco a poco me fui sanando. Volví a la panadería, pero como vendedor de pan. Antes no había triciclos. Recorría Pisco con mis canastas en un burro. Era solo, trabajaba para pagar mi pensión, mi comida. Tenía veinte años. Han pasado sesenta desde entonces. ¿Dónde estarán Constanza, Goya, Tomás, Alfonso? Goya murió en el terremoto del 2007, ahora que lo recuerdo. Tenía mi edad pero ya no podía caminar, paraba en la cama nomás. Meses antes del terremoto estuve en Pisco, Chincha, Ica y Palpa con Arolín y los chicos. Goya no pudo salir a recibirme porque dormía. Cuando pasó el terremoto todos salieron corriendo y no pudieron sacarla. Murió aplastada por los adobes. Con toda la plata que tiene Constanza no fue capaz de construirle siquiera una casita a su hermana. Si no se acordaba de su hermana, peor de mí, y eso que gracias a mí tiene todo lo que tiene hoy. Era una mocosa cuando el ingeniero… ¿cómo se llama el ingeniero?, le dijo para casarse. El hombre era un poco mayor y estaba enamorado hasta los huesos de mi prima. Constanza me dijo ¿qué hago, Juan? Cásate nomás, le dije, será mayor, pero tiene buenas intenciones, ¿o quieres un mocoso que no tenga ni dónde caerse muerto? Y se casó. Bien por ella, si no hasta ahora estaría en San Andrés andando sin zapatos, con una recua de hijos. Ahora vive en Surco, tiene su hacienda en Cañete, viaja a los Estados Unidos cuando quiere. Ya no se acuerda de los pobres, pero también debe estar vieja, tendrá setenta y cinco, setenta y seis años. Cualquier rato estira la pata. La última vez que nos vimos fue en 1992 en el matrimonio de Nancy, la hija de mi primo hermano Maximiliano Luján. Ella también es Villanueva, pariente de la bruja María Villanueva. Hasta es pariente de Bendezú, ese otro brujo de mierda. De Pisco marché a Chosica, donde mi tía Alejandra Luján. Ella me recomendó para trabajar en el Centro de Salud de Moyopampa. Era un trabajo sencillo, ayudaba a las enfermeras, llevaba y traía las placas de rayos x. Cada fin de mes bajaba a Lima a cobrar mi sueldo. Ese día entraba al cine Metro a ver una o dos películas mexicanas, me paseaba en la Plaza San Martín y en el Jirón de la Unión. Iba bien a la telada, antes al Jirón de la Unión se entraba bien al saco y corbata nomás, con mi cigarrito en los labios y mi sombrero. Por dónde no iba, Lima era chico y se podía recorrer a pie. Por querer ganar más dejé ese trabajo para irme a la FAM. El sol eterno de Chosica. Siempre iba con mi primo, ¿cómo se llamaba mi primo?, al río Rímac a pescar camarones para que mi tía Alejandra preparara un rico chupe. Traíamos leña. Entonces todo era bosque, el río era limpio. ¿Hace cuánto que habrá muerto mi tía Alejandra? Para entrar a la FAM esperé como medio año. Hasta que al fin me recibieron. Primero ganábamos jornal, después a destajo. Los muchachos no querían, nos van a descontar por cada pieza que salga dañada, alegaban. Yo he sido hornero, les decía, hornear tazas, platos, fuentes, lavatorios es como hornear panes y bizcochos. Me hicieron caso y empezamos a ganar mil quinientos soles, mil seiscientos semanales. Ni los empleados. Tenía razón, don Juan de Dios. Me eligieron Secretario de Defensa del Sindicato. Hubo una huelga, ¿en qué año fue?, en que yo estuve en desacuerdo. Vamos a terminar mal, les decía, pero ellos huelga, huelga, carajo, ¿o no tenemos pantalones? Allí estaba mi prima Juana Palomino. Las mujeres también tenemos pantalones, y nos sumamos a la huelga, compañeros, dijo. Un día que yo terminaba mi turno de noche llegó la guardia de asalto. Me los encontré en la puerta. Los saludé y salí volando. ¡Espere, compañero!, me llamaban, ¡no sea cobarde! Ni cojudo para enfrentarme a la policía. Detuvieron a todos los dirigentes. Yo pasé a la clandestinidad: si alguien me busca, diles que estoy en Chincho, le dije a María. Hasta que vino llorando su amiga Lucila Borda porque su esposo, Baltazar Quispe, también estaba detenido. Fui a buscar a mi compadre Julio García Olano, que era abogado. Fue a la prefectura. Allí le dijeron que los detenidos estaban incomunicados hasta que concluyan las investigaciones. Cuando terminó la huelga, tres meses después, todos los dirigentes fueron despedidos, ni les pagaron sus beneficios sociales. De la que me salvé. Balta también salió bien librado gracias a mi compadre. ¿Hace cuánto que murió Balta? Unos meses antes de morir nos visitó con su señora. Habían pasado más de veinte años, o treinta quizá, desde la última vez que nos vimos. Era la despedida, y no lo sabíamos. Era joven, lleno de vida. Yo trabajaba en la sección de esmaltado. Siete años estuve allí, en el horno. Si no me hubieran hecho daño, me habría jubilado con una buena pensión como mi cuñado Porfirio o mi primo Estanis. Una vez casi le rompo la cabeza a la ¿gerente, secretaria, o al gringo Moll? Fue al gringo Moll, vino con una bacinica desportillada: ¿así trabajan?, me reclamó, ¿quién va a pagar esto? Yo era jefe de sección. Siempre hay material que se estropea, señor gerente, le dije. Ahoritita te rompo la cabeza, me amenazó. Rómpame pues, le dije, cuadrándome, no soy manco. El gringo se quedó mudo, me saqué su mameluco y se lo tiré en la cara y me empecé a ir. ¡Venga, Juan de Dios, no sea loco!, me dijo. Era un buen hombre. Había venido de Alemania. Empezó a fabricar ollas a mano y poco a poco fue creciendo su negocio. ¿Qué pasó con la secretaria? También peleamos, pero no recuerdo de qué o por qué. También trabajé en la Granja Azul donde los Schuller. Eso debe de haber sido después de venir de Pisco, antes de trabajar en el Centro de Salud de Moyopampa. Fue después de la Segunda Guerra Mundial porque a la Granja llegaron alemanes, yugoslavos, italianos, rusos que habían participado en la guerra. Con ellos trabajábamos. Un amigo me hizo pasar como si fuera estudiante de la Agraria. Alimentaba a las gallinas, veía si tenían moquillo o no. Me acuerdo que criaban chanchos para producir manteca y el resto nos dejaban para nosotros. A los gringos que habían participado en la guerra les gustaba el chicharrón. Allí nos daban un litro de leche diario a todos los trabajadores. Los gringos fabricaban mantequilla con la leche que les daban. Tenía un amigo yugoslavo que me vendió un reloj de oro. ¿Cómo se llamaba? ¿Por qué he olvidado su nombre? ¿Por qué he olvidado tantos nombres? Con algunos compañeros de la FAM compramos un terreno donde fundamos la Asociación de Vivienda Tahuantinsuyo. Allí empecé a levantar mi casita poco a poco. Para qué lo vendí, para ir a vivir entre lagartijas y culebras, a un lugar lleno de piedras, sin agua ni desagüe. La bruja ni los brujos pudieron matarme, pero sí me arruinaron. Toda la vida andando como gitano en busca de un trabajo, viviendo en una choza. En la KAR también estuve siete años cuidando el terreno de la ladrillera en Medialuna. Esos años repasé como nunca la Palabra del Señor. Eso no le gustó al diablo que me atormentaba en forma de gato. Estaba durmiendo y yo sentía un peso en mis piernas, abría los ojos y allí estaban los ojos de un gato negro mirándome, escudriñándome hasta que un día agarré mi Biblia y se la arrojé: ¡fuera, Satanás! Nunca más me molestó. El diablo existe, aunque mucha gente no cree. Alejandro era un lampero que venía de la selva. Cuando era chiquillo presenció una reunión de diablos. Estaba pasteando sus animales en el monte y empezó a llover. Se subió en un árbol hasta que escampara cuando de pronto apareció de la nada un demonio, después otro y otro y otro más. Todos eran seres deformes, menos el jefe, que llegó último y era hermoso como un ángel. Iba a empezar la reunión, cuando el jefe empezó a olisquear el aire. Huele raro, dijo, parece que hay un intruso por aquí. Alejandro se asustó feo, empezó a rezar. De pronto, cayó un rayo sobre los diablos y estos se hicieron humo. ¿Dónde estará Alejandro? Hace casi veintinueve años que no lo veo. Belaunde volvió al poder, Isaac Kukler vendió la KAR a los Vattilana, yo renuncié, pude continuar en la planta pero había mucho polvo. No pensé bien, ya tenía cincuenta y tres años, pensé que el tiempo no iba a pasar, que siempre tendría las mismas fuerzas. Ese año empezó la guerra en Ayacucho, las cosas empezaron a ponerse cada vez más difíciles. Por un tiempo trabajé como guachimán en la taza de la hidroeléctrica hasta que las cosas empeoraron más y llegaron los republicanos. También trabajé en la granja El Milagro de los Carrasco. Una vez llovía intensamente, el río estaba a punto de desbordarse. Si se salía, me iba a quedar en la calle. Hice una oración y el río se desvió para el otro lado. Es que la fe mueve montañas. Una vez regresaba de Huanta y el río Cachi había crecido. También hice una oración y el caudal bajó y crucé tranquilo con mi caballo. Quizá debimos quedarnos en Cangari, comprar un terrenito. Pero durante la guerra allí también hubo enfrentamientos. Quizá nos hubiesen matado a todos. La situación en Huanta era difícil. Íbamos a ir a Chincho, pero la crecida del río lo impidió y terminamos en Cangari. Arrendé la chacra de mi tío Víctor Riveros. Compré vacas, caballos, burros. Empecé a sembrar alfalfa, cebada. En las tardes preparábamos las cargas de alfalfa y yo las llevaba tempranito al mercado de Huanta y a mediodía regresaba trayendo pan, arroz, azúcar, fideos, dulces para Carolina y Mariana. Pero ellas no se acostumbraban, había harta cantidad de mosquitos, tenían las piernas, los brazos y las caras llenas de ronchas. Tío Maxi, llévanos a Lima, le rogaban a mi primo Maximiliano cuando nos iba a visitar. Allí nació Arolín. Yo mismo las hice de partero. De algo me sirvió haber trabajado en el Centro de Salud. John sí nació en el hospital de Huanta. Con Flora y Dora también las hice de partero. Justo cuando Flora nació pasó temblor. Estábamos en Huachipa, era el 31 de diciembre de 1973. Salimos volando. Carajo, cómo me pica el cuerpo. ¿Y si los brujos me están atacando de nuevo? Esos desgraciados no se dan por derrotados así nomás. Quizá la bruja… ¿cómo se llamaba esa bruja de Chincho a quien mi papá le marcó la cara con su machete? Una madrugada mi viejo había salido a hacer sus necesidades. Estaba de cuclillas, debajo de un guarango, cuando escuchó que alguien lo insultaba: ¡Ignaciucha yanasiqui!, le dijeron. El viejo se subió los pantalones, miró para todos lados pero no vio a nadie. Pensó que había escuchado mal y siguió haciendo sus necesidades. ¡Ignaciucha yanasiqui!, escuchó de nuevo. ¡Carajo, quién me está jodiendo!, dijo mi viejo, machete en mano. Aquí, don Ignacio, escuchó que lo llamaban de entre las ramas del guarango, soy yo. Allí estaba la cabeza de una mujer, se había enredado en las ramas. La reconoció, era una anciana del pueblo. ¡Ahorita te mato, bruja de mierda!, le amenazó el viejo blandiendo su machete. La vieja le hizo un trato: si la liberaba, le iba a dar seis toros. Al viejo le convenía esa oferta. Liberó la cabeza de la bruja que se fue volando. Ya casi amanecía, si la cabeza no se unía al cuerpo, iba a perecer. Antes, con el machete le hizo una marca en la cara. Mi viejo le contó a mi mamá. Vaya por si acaso, le dijo ella. A mediodía, mi viejo fue a la casa de la bruja. La mujer se estaba peinando su larga cabellera negra. En la mejilla izquierda tenía la marca que le había hecho el viejo. Hoy te daré un toro, Ignacio, le dijo la bruja, y el otro año otro y así cada año hasta completarte los seis toros para que la gente no sospeche. El viejo regresó con un toro a la casa. Pero esos toros le costarían caro. ¿Acaso la bruja se lo iba a dar a cambio de nada? Lo maldeciría. Unos días después yo estaba jugando en un sauce y una rama me chicoteó la cara marcándome el rostro en el mismo lugar en que mi padre le hizo la marca a la bruja. Arolín también tiene su marca que se hizo a los dos años, cuando estaba aprendiendo a caminar. Se tropezó con la puerta de calamina malográndose la cara. Y John también se hizo uno en la sien cuando se cayó una noche en un pozo que Vitaliano había hecho en el camino. Hasta Dora creo que se hizo un chuzo pero en la patilla que apenas se nota. Mi madre murió joven, parece que de daño. A mi padre también le hicieron daño. Una vez encontró en el patio un atadito donde estaban sus cabellos, la barba que se afeitaba, pedazos de su ropa interior. Quizá esa bruja era amiga de la bruja María Villanueva. ¿Sino por qué me haría daño mi propia tía sin que yo le haya hecho nada? ¿Dónde se ha visto eso? A Arolín le voy a decir que mejor me lleve al curandero porque los médicos no me encuentran nada. Ya estoy casi dos semanas aquí y el cuerpo me sigue picando y este calor es insoportable. ¿Hasta cuándo voy a estar aquí?

viernes, 21 de enero de 2011

41 años

Juan y yo en Ayacucho en julio pasado, aunque la fecha de la foto diga el 2004. Yo soy el de barba, con una pinta a lo Artemio.
Hoy mi hermano Juan -el John de mis historias- cumple 41 años. Hace 41 años estábamos en Huanta, la vieja tenía 34 años -hoy sería menor que todas mis hermanas-, el viejo 43 -la edad que voy a cumplir este año-, ya estaba decidido el retorno a Lima. Juan fue el hijo predilecto de los viejos, era inteligente, guapo, pero su vida fue un desastre, se casó a los 23 años, hoy está separado, tiene tres hijos, otro hijo botado por allí, tiene una nueva pareja. Este es el primer verano desde que se casó que no ha venido a decir que le falta un pan. Ojalá que le vaya bien, que sus problemas vayan quedando atrás.

miércoles, 19 de enero de 2011

Las inmensas preguntas celestes de Diego

¿Por qué ellos tienen puro lujo pero nunca salen de paseo? ¿Por qué nosotros vamos a la playa y ellos no? ¿Por qué ellos no van a la piscina y nosotros sí? ¿Por qué ellos están esperando que los invites para ir a la piscina? Y le empiezo a contar nuestra historia, las historias de mi padre. Y hablamos de la muerte. Y Diego reflexiona: nosotros moriremos después de haber conocido la playa, la Huacachina, después de haber ido a la piscina, ¿y ellos? Nada, no han ido a la esquina, no han conocido nada.
video

lunes, 17 de enero de 2011

La agonía de Juan de Dios

Mi padre en distintas etapas de su vida. Fotos del álbum familiar.
1



Parece un patito, don Juan de Dios.
La enfermera le pone el termómetro en la axila izquierda.
Los ojos amarillos, la piel amarilla. Una picazón insoportable.
¿Qué tendrá, señorita?
Cirrosis, quizá, por lo amarillo.
¿Cirrosis? El hombre no toma ni agua. Es Testigo de Jehová.
La enfermera sonríe. Le mide la presión. Los análisis nos dirán con certeza qué tiene, me dice. Quizá comió algo que le hizo daño. ¿Sufre del hígado?
Eso es lo más probable. Desde que mamá murió, el viejo come lo que puede, lo que le prepara Mariana, lo que le alcanza Carolina, lo que a veces le da Flora de mala gana. Muchas veces come la comida fría, no sabe prender la cocina a gas, a deshora: Carolina le manda un plato de comida a las cuatro, a esa hora almuerzan los Apestegui, que el viejo se guarda para su cena. ¿Qué le costará calentarle su comida y mandárselo a las seis? Ellos tienen microondas. Cuánta falta le hace la vieja. Cuánta falta nos hace.
No, que yo sepa.
¿Qué será entonces?
El viejo lloriquea. Todo saldrá bien, papá, no te preocupes, le digo, acariciándole la cabeza calva, confía en la ciencia. Confía en tu Dios, sobre todo.
Qué fregada es la edad, qué frágil se vuelve uno con los años. Del hombre fuerte que era, solo queda la sombra, un ser asustado, ¿ante la inminencia de la muerte?, el llanto por cualquier motivo.
Y se aburre. Se acaba enero y el calor es insoportable pese a que su cama está a un paso de la ventana que da a la calle. Extrañará sus películas del Viejo Oeste, seguro, sus películas mexicanas que veíamos los jueves y sábados en las tardes. Extrañará La movida de los sábados. Extrañará a la Jeanette Barboza, su amor platónico. En esta sala no hay ni un televisor viejo. Las horas se le harán interminables.
Está harto de estar conectado al suero sin obtener ningún alivio. Milagro que no se lo ha arrancado.
¿Por qué no me llevan al otro hospital?, me dice.
Se refiere al San Isidro Labrador de Lince, donde estuvo en noviembre cuando tuvo un ligero derrame cerebral. Está harto de compartir su habitación con cinco personas, hombres y mujeres. En el San Isidro Labrador tenía un solo compañero, tenía la ducha a un paso, podía bañarse a cualquier hora.
Te tienen que hacer más análisis, le digo, pegando mi boca a su oído izquierdo porque está sin su audífono. Quizá después te lleven al otro hospital.
Don Juan de Dios es especial, me dice la enfermera, nunca está contento con nada.
Él es así, señorita, le digo. Dice que no lo dejan bañarse.
Quiere ducharse a las cuatro de la mañana, ¿y si se enferma más de lo que está?
Se nos va antes de tiempo. ¿No cree que sería lo mejor?
La enfermera sonríe. Qué malo, no hable así, me dice.
Es broma, le digo. ¿Lo puedo ayudar a bañarse antes de irme?
Sí. Le voy a quitar el suero un rato. Su presión está normal, igual su temperatura.
Gracias, señorita.
La enfermera le saca la manguerita del suero, le cubre la vía con espadrapo. Ahora sí puede bañarse todo lo que quiera, don Juan de Dios, le dice, levantando la voz. Ya sabe que papá no escucha muy bien.
Ayudo al viejo a bajar de su cama y vamos a la ducha.
Se quita la bata. Toda su piel está amarilla. Está lleno de marquitas que se ha hecho de tanto rascarse. En el pecho y en los brazos tiene las cicatrices que le dejó la explosión del horno cuando trabajaba en una panadería en Pisco. Su espalda se ha curvado tanto que parece una joroba. Sus nalgas parecen dos pelotas pequeñas. Apenas se le nota el pipilí, oscuro, arrugado, cubierto de vellos grises.
De la pinta y el porte de Pedro Infante que tenía, según viejas fotografías que conserva Mariana, no queda nada. La piel amarilla, la cabeza calva, la boca desdentada, la espalda encorvada. Un poco más y se parece a Gollum/Smeagol.
Algún día estaré así, pienso. Dentro de cuarenta años. Si llego a vivir los casi ochenta y dos años que ha vivido el viejo.
Abre el grifo y el chorro de agua fría cae sobre su cuerpo. Me pide que le jabone la espalda. Se queda un buen rato bajo el chorro de agua. Parece un niño disfrutando de un buen baño en este verano insoportable.
Lo ayudo a secarse, a cambiarse.
Báñate también, Arolín, me dice.
En la casa, le digo, aunque ganas no me faltan.
Se afeita, se lava los dientes, los pocos dientes que aún le quedan.
Ahora sí te pareces a Pedro Infante.
Sonríe.
Volvemos a la sala. Se para al lado de la ventana, yo me siento en la silla que hay para las visitas. Me saco los zapatos aprovechando que no hay ninguna enfermera a la vista. Los pies me arden, tengo ampollas. ¿Serán mis riñones? También estoy jodido.
¿Cuándo iremos a Chincho?, me pregunta.
En julio, le digo, pensando ¿de dónde sacaré plata?
¿Ya te pagó Vinces?, me pregunta, como leyéndome el pensamiento.
Todavía, le digo. No le he dicho que hace unos meses Vinces me dijo ¿qué tal ese dinero lo invertimos en un negocio en lugar que te lo gastes en cualquier cosa?
Deberías denunciarlo a ese tipo para que no siga estafando a la gente. Parece John.
Eso es lo que voy a hacer, le digo. Si quieres, podemos ir a Pisco cuando te den de alta.
Sonríe. Seguro está recordando lo que nos pasó hace dos años en Palpa cuando fuimos tras las huellas del mítico Prudencio Luján, su bisabuelo o tatarabuelo que llegó de España y se casó con una chinchana.
Mejor vamos a Chincho, me dice. Allá me puedo sanar, el clima es limpio. Y, con la plata que te den, podemos mejorar la casa de mi papá para no estar molestando a la familia, comprar un terrenito en Huanchuy para criar chanchos. Nacho y Diego ya están grandes.
Es buena idea, le digo. Podría reasignarme a Julcamarca. O estudiar primaria para enseñar en Chincho.
Allá seguro consigues esposa.
Claro, le digo, pensando en los escasos habitantes que tiene nuestro pueblo. Para terminar como John.
Reímos.
Podríamos ir a Iribamba a buscar el tesoro del Rey Chiquito. Reclamar el terreno de mi suegra.
Recuerdo el camino sembrado de torreones antiterroristas. Mamá, Nachito y la tía Susana al lado del chofer; el tío Adrián y yo en la tolva. Los ríos de aguas gélidas, las iguanas de filudos lomos. La tumba del tío Anacleto flanqueado por la de sus hijos.
Claro. Hay que ir de todas maneras.
Vibra mi celular. Es Mariana. ¿Cómo está mi papá?, pregunta. Bien, le digo. Mañana tengo que ir al Almenara a sacarle cita en oncología.
Le pasó el teléfono al viejo. Lloriquea. Pregunta por los chicos, por Nela, por Bere. Manda saludos para todos.
Lo ayudo a subir a su cama.
Abre su vieja Biblia de pasta verde que le hemos traído y me habla de Dios. Existe la vida eterna para todos los justos, me dice. Deberías de estudiar la Palabra de Jehová aunque sea cinco minutitos al día, Arolín.
¿Para terminar como John?, me dan ganas de decirle, pero no lo hago recordando nuestras discusiones de antes cuando me espetaba que yo no fuera como mi hermano.
Siempre habla de Dios, me dice la paciente del frente, una viejecita con el cabello completamente cano. Así habría tenido su cabello mi mamá si John no le hubiera venido con sus problemas desde que se casó a la loca con Emilia, si Mariana no hubiera convertido en infierno la vida de mi madre por culpa de ese mal matrimonio, pienso. ¿Es evangelista?
Testigo de Jehová, le digo. ¿Usted?
Católica.
Ni le diga a mi papá porque él detesta a los católicos, le digo.
La viejecita sonríe.
Jehová no te exige demasiado.
Ojalá que exista Dios, pienso, para ver a mi mamá, a Juan Ignacio, a Eva Cristina, a mi abuela Felicitas, a todas las personas que amé aunque no conocí. Al tío Anacleto, al tío Lauro. No soy un tipo malo a pesar de no ser creyente, aunque sé que eso no es suficiente para alcanzar el Paraíso. Para alcanzar la vida eterna que pregona papá hay que hacer méritos, sacrificios que por el momento no me siento capaz de hacer.
Otra vez vibra mi celular. Es Carolina. ¿Cómo está mi papá?
Bien, le digo, pensando deberías de venir a cuidarlo siquiera un rato, mandar a Apestegui. Acaba de bañarse, ahora está hablando hasta por los codos de Dios.
Si habla así, es que está bien, me dice Carolina.
Mmm. Te paso con el viejo. Es Carolina.
Menos mal que el viejo no lloriquea esta vez. ¿Cómo están los chicos?
El viejo habla y habla y habla. Ahora sé que saldrá bien librado de este percance. En noviembre estaba peor, creíamos que no se salvaría, que terminaría como mamá, o quedaría hemipléjico. Se recuperó rapidito, hasta su cara que estaba media chueca volvió a la normalidad. Igual el 2006, en que incluso lo operaron. Esa vez sí pasé las de Caín: estaba trabajando y viviendo en Vallecito. Ni bien terminaba mi hora, salía volando para venir a cuidar al viejo que estaba con un humor insoportable. Una vez se arrancó el suero porque no le curaba nada, alegó, les jaló los cabellos a las enfermeras, insultó a todo el mundo. Nos llamaron. Llegué al hospital y lo encontré como Túpac Amaru, atado a su cama, lloriqueando, maldiciendo a las enfermeras, a los médicos. Cuántas noches me quedé acompañándolo, durmiendo en la silla, o a un ladito de él en su cama, muriéndome de sueño al día siguiente. ¿Y el resto de sus hijos? Nada, solo Mariana y yo, dejando a un lado nuestros odios, nuestras disputas, nuestros rencores.
Esa vez le extirparon un tumor maligno de las vías biliares. Pienso: ¿y si el tumor reapareció? Imposible. El doctor me dijo que tenía otro tumorcito que no tocaron, tardará veinte años en crecer, antes se morirá de otra cosa.
Me asomo a la ventana. Son casi las seis pero todavía brilla el sol. Por la calle pasan las chicas vestidas ligeramente exultando vida por todos sus poros, los chicos haciendo malabares en sus skates. Los envidio. A esa edad yo también pensaba que mis padres eran inmortales.
La muerte no existía.
¿Dónde estarán esos veranos en que íbamos a acompañar a papá a Huachipa y nos servía un cerro de comida que arrojábamos en un descuido suyo? ¿Dónde estarán esos veranos en que con Viejo, Pelusa, Lube y John nos bañábamos tempranito en la sequia de La Realidad?
¿Dónde?
Hace dos veranos estuvimos en Chincha, Pisco, Ica, Palpa, disfrutando de las playas chinchanas y pisqueñas, de la Huacachina, comiendo y bebiendo hasta el hartazgo, y todo gracias a un cuento con el cual gané un concurso en Trujillo. Quizá esa vez debí de haberlo llevado a Trujillo para que conociera Chan Chan, Huanchaco, pero recién lo habían operado y todavía estaba convaleciente.
Me devuelve el celular.
Le doy su cena y voy a la casa, le digo a mi hermana.
Que coma toda su comida.
Ya. Chau.
Papá me pasa su Biblia. Lee un poco, me dice. Voy a descansar un rato.
Cierra los ojos y empieza a roncar casi en seguida. Hojeo un rato esa Biblia vieja de pasta verde que debe ser la misma con la cual nos repasaba lectura a John y a mí cuando íbamos a acompañarlo a Huachipa. Si mal no recuerdo, la leí hasta Salmos. Cuando papá se bautizó, fui yo el único que lo acompañó a Campoy. Antes íbamos toda la familia al Salón del Reino, incluso mamá, a quien le caían antipáticos los Testigos de Jehová. Hasta que Carolina y Mariana crecieron y se sublevaron. Mariana se volvió católica. John y yo pagamos pato: los sábados que papá no podía ir a las reuniones nos mandaba a los dos. Y no podíamos hacerle el avión porque teníamos que recogerle La Atalaya y Despertad. ¿Cuántos años teníamos, diez, doce? Quizá menos. Eso fue antes de 1980, cuando trabajaba en Huachipa. Pero un día John y yo también crecimos y papá empezó a ir solito a las reuniones. Eso debe de haberle dolido también: que de todos sus hijos solo uno siguiera sus pasos.
Yo dejé de creer en Dios. Una noche me dije ¿qué pasaría si no rezo antes de acostarme? Ya no iba a las reuniones, pero siempre rezaba como me había enseñado mi papá.
No pasó nada. Y no volví a rezar nunca más, ni en las peores circunstancias. No es verdad que en la universidad me volví ateo. ¡Cuántas veces discutí con el viejo por eso!
El que volvió al redil fue John. En 1990 empezó a tener ataques de ansiedad, pesadillas. Tenía veinte años, estaba en la universidad, fue el primero de la familia en ingresar a la universidad, era un chico guapo, inteligente, siempre fue el más inteligente de la familia, incluso más que Mariana, el único que sacaba diplomas en el colegio. Le gustaba bailar, divertirse. Le gustaba en exceso las mujeres. Esa sería su perdición.
Yo trabajaba en Multitemp, le daba para sus gastos. Me decía Chino, cuando termine la carrera y trabaje, estudiarás tú, te ayudaré.
Bien que terminó la carrera, bien que me ayudó. Ahora que lo pienso, nunca le he pedido ni un sol.
Un sábado en la noche se sintió mal. Yo estaba escuchando música con mi amigo Viejo Alberto. Me siento mal, Chino, me dijo. Tómate un café y vete a dormir, le dije, pero, como seguía insistiendo en que se sentía mal, le avisamos a Mariana y lo llevamos al hospital.
Tenía un ataque de ansiedad. El doctor le preguntó si era adicto. John no fumaba ni cigarros. Tampoco tomaba. Ni yo. Eso lo aprendimos del viejo: nunca lo he visto borracho en mi vida. Le recetaron un calmante. Si se repetían los ataques, que se tomara la mitad de la pastilla.
Se repitieron, y con mayor ferocidad y a cualquier hora, tanto que ya no quiso ir a clases y en las noches dormía en la cama de los viejos porque los malos sueños convirtieron sus noches en tormentos.
Y los médicos no le encontraban nada.
Quizá le han hecho daño, dijo el viejo. Sabía de lo que hablaba: en su vida tenía un largo historial de daños, maldiciones, misas negras que le habían hecho brujas y brujos con las intenciones de matarlo, arruinarlo. El daño existe, Arolín, aunque tú no lo creas.
Le di la plata y él mismo lo llevó donde esos brujos que hay a una lado de la Carretera Central en San Andrés, Vitarte. Que me perdone Jehová, dijo, pero es la vida de mi hijo.
Dos chicos y una chica le han hecho daño, les dijo el brujo. Las chicas porque John se burló de ellas. El chico por envidia. Han enterrado su foto en un cementerio.
Recuerdo que un día fui al viejo cementerio de La Realidad y me puse a buscar entre las tumbas la foto de mi hermano. No la encontré.
Yo le costeé el tratamiento. Incluso pensé en pedir un préstamo para voltearle el daño que le habían hecho. Pero lo que pedía el brujo por ese trabajito era una cifra exorbitante. El país estaba en crisis, pedir un préstamo era ponerse la soga al cuello.
A mí ni me pidan plata porque no tengo, dijo Mariana. Se morirá pues, por pendejo.
¿Allí empezó a odiarlo?
Un domingo don Manchego tocó la puerta de la casa. Era hermano espiritual del viejo y nos conocía desde niños.
El que necesita en estos momentos a Jehová es John, le dije a don Manchego. Le conté la historia de mi hermano.
Ese mismo día John empezó a estudiar la Biblia con don Manchego. Volvió al redil. Y cambió radicalmente: vendió sus casacas y sus jeans, se deshizo de sus casets de rock metálico. Dejó de asistir definitivamente a clases Y se fue de casa porque en La Realidad estaban sus enemigos. Ese fue un golpe terrible para la vieja, que lo adoraba, igual el viejo. Creo que allí mamá empezó a morir un poco. Y peor todavía cuando John vino con la noticia, tres años después, que se iba a casar con una hermana espiritual.
Si papá se entusiasmó con ese matrimonio, dos hermanos espirituales casados significaban un matrimonio perfecto, dijo, mamá no. Emilia también había salido de su casa porque sus padres se oponían a sus creencias religiosas. Su sexto sentido le decía que esa mujer le iba a hacer sufrir a su hijo. Y el tiempo le daría la razón.
No se preocupe, señora, los hijos vendrán después, le aseguró Emilia. Primero vamos a hacer nuestra casita, comprar nuestras cositas, y John tiene que terminar sus estudios.
Bien que John terminó sus estudios, bien que los hijos vinieron después.
Esa pendeja se buscó un cojudo que la mantuviera, decía después papá.
Quizá si ese domingo no le hubiera dicho a don Manchego que mi hermano necesitaba a Jehová más que yo nunca hubiera conocido a Emilia y mi madre estaría ahora viva.
Mejor se hubiera muerto cuando estaba enfermo, decía mamá cuando John venía a contarle entre lágrimas el infierno en que se había convertido su vida al lado de Emilia.
Traen la cena. Papá apenas come. No tengo apetito, me dice. Me como su caldito y su flan, me despido de él y me marcho a la casa.



2



Tenía la barba blanquita como el algodón, larga, bien larga como si nunca se lo hubiese cortado. Se parecía al Dios que había pintado en la iglesia de Chincho, aunque era calvo. ¿Cuántos años tiene, señor?, le pregunté. Ciento veinte años, me dijo, tocándome la cabeza. Le conté a mi mamá mi sueño. Hasta esa edad vivirás, Juan de Dios, me dijo. ¿Cuántos años tenía yo cuando tuve ese sueño? ¿Cuatro, cinco, seis? Estaría como Nela, o Bere. Faltaba poco para la cosecha, me acuerdo, los maíces casi se doblaban por el peso de los choclos, el sol quemaba cada día más. Son más de setenta años desde ese sueño. He vivido más que mis padres. Mamá murió en 1954, ¿cuántos años tendría?, era joven todavía, parece que le hicieron daño. Papá en 1960, a los cincuenta y nueve años. Era de 1901. Hoy tendría ciento ocho años. Yo he vivido veintiún años más que él. Si nos encontráramos, sería como mi hijo. No enterré a ninguno. Yo estaba en Pisco cuando mamá murió. Lo supe como un mes después. Ya para qué iba a viajar. Papá murió dos veces. La primera vez casi muero también. Padre ha muerto, viajar urgente, decía el telegrama que me mandaron a la FAM. Con lo puesto viajé. Lloré todo el trayecto. Ya no tenía papá ni mamá. Bajando del ómnibus nomás emprendí el camino a Chincho. Cruzando el río Cachi, el mismo río que mi padre cruzó un día con un fantasma sobre sus hombros, hice un alto donde mama Bini para tomar algo pues no había almorzado ni cenado ni desayunado. Solo tenía agua. Bebí y seguí mi camino por Huaripata. Subí y subí. Por Qqasi me empecé a sentir mal, la cabeza parecía que me iba a estallar, las piernas se me doblaban. Ya estaba oscureciendo. Para llegar a Chincho faltaban todavía unas tres horas de caminata, siempre en subida. Me senté, vencido ya, esperando la muerte. No iba a estar presente en el entierro de mi padre. Cuándo encontrarían mi cadáver, quién me encontraría. Ojalá que fuera antes que los buitres me picaran los ojos, me dejaran irreconocible. Seguro me enterrarían junto a mis padres. Lástima que yo no tuviera mujer ni hijos para que me lloraran. Faltaban unos años para que conociera a María. Pero justo se aparecieron dos paisanos. ¡Juan de Dios, a los años!, me dijeron… ¿quiénes eran?, ¿por qué he olvidado sus nombres? ¿Ya han enterrado a mi padre? ¿De qué murió? Taita Ignacio está vivo, me dijeron. ¿Quién te ha dicho que ha muerto? Me mandaron un telegrama. Te estarían haciendo broma, el Soqqta está más vivo que tú. Era cierto: encontré a mi viejo calentándose frente al fogón, tocando su arpa, Lauro ya dormía. También se había quedado viudo como yo. Te mandé ese telegrama para que te acordaras de tu padre, ingrato. Eso fue en 1957 o 1958, un par de años antes de que muriera de verdad. Estuve en Chincho como un mes, con fiebre. Me había dado veta. Cuando murió de verdad, en agosto de 1960, ya no fui. ¿Con qué cara iba a pedir permiso de nuevo? Además, María estaba embarazada. Papá no llegó a conocer a Juan Ignacio, que nació el veinte de febrero de 1961. Días antes que muriera, tuve un sueño: papá iba de prisa por mama Bini; Julia, Griselda, Lauro y yo íbamos tras él queriendo alcanzarlo, pero papá llegó a la orilla del río Cachi, se quitó el pantalón y cruzó para el otro lado. Cuando llegamos a la orilla, aumentó el caudal y ya no pudimos cruzar. El viejo se fue sin volver la vista atrás. Por esos días moriría. Ni bien salimos de su luto, murió Juan Ignacio el veintiocho de setiembre de 1961. Apenas vivió siete meses, una semana y un día mi hijito. Su abuelo se lo ha llevado, decía la gente, era un angelito cuyo lugar era el cielo. Mentira, Jehová no necesita angelitos, murió porque le chocó el daño que me hizo mi tía María Villanueva, esa bruja de mierda que ahora debe estar achicharrándose en el infierno. Ella y su hija y su nieta. Su nieta todavía debe estar viva, ¿cómo se llamaba mi sobrina?, ¿tenía quince, dieciséis años cuando le dimos alojamiento? Allí está la enfermera con sus pastillas y agujas. Buenas tardes, don Juan de Dios, ¿cómo se siente, un poco mejorcito ya? ¿Para qué me pone suero si no me cura nada, señorita, si me sigue picando el cuerpo? Para que se hidrate, don Juan de Dios. Tómese esta pastillita para su presión y déme su brazo que tengo que sacarle una gotita de sangre para unos análisis que tenemos que hacerle. ¡Ay, carajo, con cuidado! ¿Por qué es tan bruta, ah? Sorry, don Juan del Diablo, está tan viejito que sus venas están más duras que una manguera vieja. ¿Qué dice, señorita? Hable más fuerte que no escucho bien. Que me disculpe, no volverá a suceder. Ojalá, ¿o quiere que me queje a mis hijos? Su hija la gordita es bien jodida, ¿no?, por cualquier cosa reclama. ¿Qué dice, señorita? ¿Que cuántos hijos tiene usted, don Juan de Dios? Seis, señorita. Vaya, usted le ha hecho trabajar bastante a su señora, don Juan de Dios. Jajajá. ¿Ve que nos comprendemos mejor si usted está de buen humor, don Juan de Dios? Hasta nombre de picarón tiene. ¿Usted es soltera, señorita? Sí, ¿por qué?, ¿acaso se quiere casar conmigo? Tengo un hijo soltero. ¿Cuál de ellos, el crespo o el que tiene barba? El que tiene barba. Es profesor, trabaja acá cerca, y también escribe libros. ¿Tendrá su enamorada, no? No, es soltero. Ay, don Juan de Dios, ¡si yo no conociera a los hombres! Mejor me caso con usted. Pendeja, ¿quiere quedarse con mi pensión, verdad? Listo, don Juan del Diablo, un permisito que voy a llevar esta muestra al laboratorio. Ya vuelvo. Sanaré, me levantaré de mi lecho, andaré, llevaré la Palabra de Jehová durante los próximos cuarenta años de vida que me quedan. ¿Qué son cuarenta años para Jehová? Para Él mil años son un día. ¿Pero con qué autoridad podrás llevar su Palabra a los demás si ni siquiera pudiste hacer que tus hijos fueran creyentes? John parecía que iba a ser un buen cristiano, pero es un sinvergüenza, un conchudo, hasta un hijo botado tiene, el otro día trajeron una citación de la Demuna por un caso de alimentos. Yo pensaba que con Emilia iba a ser feliz, iban a constituir un buen matrimonio, pero me equivoqué. María tenía razón cuando decía que esa mujercita iba a hacer infeliz a nuestro hijo, y a nosotros. Yo nunca le he debido a nadie ni un solo centavo, y John le debe a todo el mundo, a todo el mundo le pide prestado porque no tiene para su pasaje, porque todavía no le pagan en el colegio. Ese es su castigo por haberse casado a la loca, por no hacernos caso cuando le dijimos ¿con qué vas a mantener a tu mujer y a tus hijos si no tienes una profesión, si no tienes un trabajo estable? Me voy a hacer hombre, dijo. Bien que se hizo hombre. Se casó para estar jode y jode con sus problemas. Yo nunca iba a molestar a nadie. Cuando me casé con María, trabajaba en la FAM. Pero primero nos juntamos. A María la conocí en casa de mama ¿Agripina se llamaba? Era su madrina. Allí tenía yo mi pensión. María iba los fines de semana a quedarse allí. ¿Quién es esa gordita, mama Agripina? Es María, también es chinchina, hija del Uchu Mayor. Recordé que cuando era chiquillo la vi una vez. Iba yo con mi padre por el camino que va a Villoc y pasamos frente a la chacra del Uchu Mayor y una gordita le saludó a mi padre: buenos días, taita Ignacio. Sería como la Nela, yo estaría como Diego, faltaba poco para que me vaya a Huanta donde la bruja María Villanueva. ¿Quién es esa gordita, papá? Es María, la hija del Uchu Mayor. La volví a encontrar casi veinte años después. Mi mamá siempre me decía Juan de Dios, si un día te casas, hazlo con tu paisana, no busques mujer de otro lado, peor una limeña que solo saben pintarse como payasos. La volví a ver y me enamoré de ella, pero no fue fácil conquistarla, María era media chúcara. Trabajaba en Santa Clara donde unos japoneses. Nos hicimos enamorados pero un día peleamos porque alguien le fue con el chisme de que yo tenía mujer en Pisco. Para ver si me quería fui a visitarla, le dije María, mañana me voy a Chincho, he venido a despedirme, te he traído este corte de tela como regalo por el tiempo que estuvimos. ¿Saben lo que hizo? No me lo recibió. Gracias, no necesito nada de ti. Después me contó que la japonesa le había dicho qué sonsa eres, le hubieras recibido siquiera para que te hagas tu falda. ¿La telada le regalé a Zenobia o a la mujer de Estanislao? Ya ni me acuerdo. Pero insistí porque estaba enamorado de ella. Le mandé a mi sobrino Juan Cuba para que le dijera que si no iba ya mismo a mi cuarto vendría mi otra enamorada y se quedaría a vivir conmigo. Y cayó en la trampa. En el amor y en la guerra todo vale. Empezamos a vivir juntos, a comprar nuestras cositas. Estábamos prácticamente solos en Lima. María también había venido de la sierra buscando progresar en la vida. Ella no sabía leer ni escribir, era la hija mayor y tenía que ayudarle en la chacra a su papá, buscar leña, pastear las cabras, ir a hacer trueque por los pueblos de las alturas. Me contaba que siempre iba con su tío Antonio, el papá de Plácida. Por dónde no habrá andado mi María antes que nos conociéramos. Un día estaba pasteando sus cabras cuando fue a buscarla su amiga Lucila Borda. María, vámonos a Lima, le dijo. ¿Quién le va a ayudar a mi papá?, le dijo María. Tus hermanos, ellos ya están grandes, que ellos le ayuden, ¿hasta cuándo vas a estar en la chacra pasteando cabras, buscando leña, andando sin calzón? En el campo ni siquiera se conocía ropa interior, vivíamos casi como salvajes. Lucila trabajaba en Lima. Vas a trabajar y ayudar a tu familia. María fue a decirle a su mamá que se iba a Lima con Lucila Borda. ¿Quién le va a ayudar a tu papá?, le dijo mama Felicitas. Mis hermanos, ellos ya están grandes. El Uchu Mayor estuvo de acuerdo: no vas a estar toda la vida en la chacra, como nosotros, hija. Para su pasaje vendieron unas cabras que tenía María. Y así llegó a Lima, sin hablar castellano, con sus polleras. Primero trabajó en Jesús María, después en Santa Clara. Al principio no se acostumbraba, paraba llorando nomás, extrañaba a su familia. De allí la sacó Lucila. Le consiguió trabajo en Santa Clara donde unos japoneses que la trataban bien, aunque comían extraño, decía siempre María. Nos conocimos en 1960. María tenía veinticuatro años, yo treinta y tres. John se casó a los veintitrés años, igual Carolina. Yo trabajaba en la FAM, tenía mi cuartito en Esperanza, de allí nos mudamos a Tahuantinsuyo. Todo iba bien hasta que nos tocó la puerta las Villanueva: mi tía María, viuda del hermano de mi papá, mi prima y mi sobrina. Yo me había criado con ella en Huanta desde que mi tío me llevó después que le hice orinar a uno de los García. La vieja me sacaba la mugre: vendía chicha en el mercado. Todas las mañanas, antes de irme al colegio, tenía que llenar dos cilindros de agua para que preparara su chicha. Yo estaría como Nacho por lo menos. Si no le hubiera sacado la mierda a uno de los García, quizá hasta ahora estaría en Chincho. Terminé la primaria a los diecisiete años y me marché a Huamanga donde un tío, después me fui a Pisco a buscar a mi tía Juana Luján, hermana de mi madre. Le dimos alojamiento, la casa era grande, había lugar para todos. María estaba embarazada de Juan Ignacio. Además, criábamos a mi hermanito Lauro que en ese entonces tenía doce años. Ahora me acuerdo que María al principio no quería que mi tía se quedara en la casa, hasta me amargué con ella: si quieres, puedes irte, la puerta está abierta, le dije. Algo sospecharía María. ¿No dicen que las mujeres tienen un sexto sentido? ¿Cómo iba yo a saber que la vieja era bruja? Todo iba bien hasta que la vieja me habló de los terrenos que había dejado mi padre: Juan, como hijo mayor, vaya a Chincho y reparte los terrenos entre toda la familia. Si usted tiene algún interés, vaya, tía, y agárrese todo lo que quiera, yo no pienso volver a la sierra, fue todo lo que le dije. Para qué, la vieja se molestó, paraban todo el día en la calle, venían solo a dormir. Hasta que un día se fueron dejándome un regalito. Sería fines de marzo: Juan Ignacio ya tenía un mes de nacido. Yo siempre que llegaba del trabajo me echaba en la cama de Lauro para no molestar al bebito. Un día me eché y me pasó como electricidad. Salté de la cama. Pensando que sería un resorte, tanteé el colchón y de nuevo sentí esa descarga. Pero no era de electricidad porque nos alumbrábamos con vela, todavía no teníamos luz. ¿Qué sería? Le avisé a mi primo… ¿cómo se llamaba mi primo? Era también medio aficionado a las artes ocultas. Vino con su librito de San Cipriano y, mientras hacía unas oraciones, iba tanteando el colchón con un cuchillo. Toc, un golpe seco, el cuchillo chocó con algo. Más oraciones mientras mi primo abría el colchón. Había una piedra de río, redonda, lisa, que quemamos con kerosene y tiramos a la sequia. ¿Quién lo metería dentro del colchón?, ¿y con qué fines? Nos olvidamos del asunto hasta que unos días después Lauro llegó del colegio gritando y corriendo como loco, diciendo que lo estaban persiguiendo los cachacos y los curas. María estaba en la casa con Juan Ignacio. No pudo calmar con nada a Lauro y del susto se encerró en un cuarto. Lauro se desesperó más porque quería ver a Juan Ignacio: ¡quiero ver al bebito, quiero ver al bebito!, gritaba, golpeando la puerta. Estaba tan furioso que agarró un cuchillo y lo clavó hasta el mango en la pared de adobe. ¿De dónde sacó esa fuerza si apenas era un niño como Nacho? Me avisaron y fui corriendo a la casa: los baldes de agua estaban volteados, las cosas tiradas, rotas. Con mi primo lo agarramos a la fuerza y lo llevamos al Seguro pero los médicos no le encontraron nada a pesar de todos los análisis que le hicieron, de repente usted lo hace estudiar mucho y no lo alimenta bien, me dijeron. Cómo no le iba a alimentar bien si en la casa sobraba la comida. Yo ganaba bien en la FAM, trabajaba a destajo, sacaba más de mil quinientos soles a la semana. Criábamos gallinas, patos, pavos. Las gallinas daban tantos huevos que no había quién los coma y los tirábamos a la sequia. ¿Qué tendría mi hermanito? Hasta que mi primo me dijo Juan, ¿por qué no le llevamos al curandero?, de repente le han hecho daño, ¿te acuerdas de la piedra que había en su colchón? Eso había sido: en su casa estuvieron alojadas tres mujeres, la mayor le habló de unas herencias y usted le contestó mal y por eso le ha hecho daño, me dijo el curandero. Le dejaron la cochinada en la cama de su hermano para que no le chocara al bebito porque lo habían llegado a querer. Era para usted, pero le chocó a su hermanito porque siempre le choca a los más débiles. Menos mal que el daño está fresco y tiene cura. Esa noche Lauro se quedó con el curandero. Al día siguiente fui tempranito y Lauro estaba mirando al curandero mientras este labraba sus ladrillos. El hombre hacía sus ladrillos para sobrevivir. Anoche matamos a los curas y a los cachacos, ¿verdad, don Quispe?, le decía. Sí, hijito, le decía el curandero, ya no te volverán a molestar. Se me salieron las lágrimas. Nuestros padres ya habían muerto, Lauro era como un hijo para mí y para María. Era guapo mi hermanito. Lauro volvió el rostro, seguro sentiría mi presencia, me vio, y vino corriendo y nos abrazamos: papá, anoche matamos a los curas y a los cachacos, me dijo. Me decía papá. Lloramos. Don Quispe me dio una botellita con un brebaje: los ataques se van a repetir un par de veces más, cuando eso suceda, usted le da de beber el contenido de esta botellita y se le pasará. Y así pasó. Pero su madrina se enteró y se lo llevó a Chincho. Allí le dio otra vez la locura, o el encanto más bien. Dicen que estaba pasteando sus cabras en las afueras del pueblo cuando empezó a llover y un rayo reventó a su lado y vuelta se volvió loco. Lo curaron, pero no se sanó del todo. Una época vivió conmigo en Huachipa. Paraba metido en la casa, le tenía miedo a las mujeres, sus camisas los cortaba en flecos como los apaches. En 1980 lo vimos por última vez cuando fuimos a Jiljarajay con María y Flora y Dora. Paraba con una chalina en el cuello que le tapaba media cara. Desapareció después de la muerte de Anacleto, ¿lo matarían los terrucos o los soldados?, ¿se escondería en el monte para escapar de esos criminales? Nunca más supimos de él, aunque algunos dicen que lo han visto en San Francisco, la selva de Ayacucho, que está gordo y se ha casado y tiene hijos. ¿Cómo se va a casar si le tenía pánico a las mujeres? Mi hermana Julia dice que la casa de mi papá es para Lauro. Ojalá que un día regrese. Ya debe estar viejo como yo. Yo le llevaba veinte años por lo menos. Lauro debe tener unos sesenta años más o menos. Cuando desapareció tenía unos treinta. Pero no solo a Lauro le chocó el daño, sino también a Juan Ignacio, a pesar que las brujas no querían eso. Empezó a enfermarse de todo mi hijo. El 28 de setiembre de 1961, siete meses, una semana y un día después de haber nacido, murió. Habría cumplido cuarenta y ocho años este veinte de febrero. Cómo sería, alto, fuerte, inteligente. María lo lloró toda su vida. Hasta que naciera Carolina íbamos casi todos los días al cementerio. Ya ni queríamos tener más hijos. ¿Qué habrán dicho las brujas cuando se enteraron que mataron a una criatura inocente? Nunca más las volví a ver a esas mierdas. Cinco años después de la muerte de Juan Ignacio, cuando ya teníamos a Carolina y Mariana, me empecé a sentir mal: me daban vértigos y caía al suelo sin sentido. Una vez iba por Calle Nueva, y me desmayé. Un policía me ayudó: ¿por qué lo dejan salir a la calle si está enfermo, señor? Los médicos del Seguro no me encontraban nada. ¿Qué tiene este hombre?, se preguntaban, ¿por qué se hace el loco, ah? Hasta que mi primo… ¿cómo se llamaba mi primo?, ¿por qué he olvidado su nombre?, fue el mismo que me ayudó con Lauro, me dijo Juan, estoy llevando a mi señora al curandero, ¿vamos para que te vean? Fuimos. El curandero me leyó la mano: usted tiene la cochinada hace años, señor, lo peor es que no cree, pero el daño existe. Me dijo lo mismo que el curandero que curó a Lauro. Y me sentenció: a usted lo botarán de su trabajo, perderá su casa, morirá. Lo siento, pero no puedo hacer nada, el daño está pasado. Pero no solo las brujas me querían ver muerto, sino también un primo, hermano del que me estaba ayudando. ¿Quién le dijo Juan, piensas hacer casa?, nunca lo harás. ¿Cómo se llamaba ese hijo de puta? ¿Por qué he olvidado su nombre? Yo estaba haciendo zanja con mi sobrino Juan Cuba y pasó ese desgraciado y me dijo eso. Haré lo que pueda, le dije. La segunda vez que me dijo lo mismo, pensé que estaba borracho. Quién iba a pensar que también era brujo. ¿Pero por qué me envidiaría si yo nunca le hice nada? A las brujas tampoco les hice nada. Le han hecho daño para volverse loco, para andar desnudo en la calle, para no sentir amor por nadie, para morirse. Entré en pánico: ¿qué sería de mi esposa y de mis hijas? Carolina tenía tres años, Mariana uno. ¿Quién velaría por ellas si la familia estaba lejos? Iríamos a Chincho, pondríamos un negocio para que pudieran pasar su vida. En Chincho estaban mis suegros, mi hermana Julia, Lauro. Renuncié a la FAM, vendí la casa, y marchamos a la sierra. Pero, antes de irme, se me acercó don Pedro Vargas, un vecino que se llamaba igual que el cantante mexicano, por eso será que nunca he olvidado su nombre. Me dio una Biblia: es bueno leer siempre la Palabra del Señor, don Juan, me dijo. Y eso es lo que he hecho hasta ahora. Poco a poco mis males fueron desapareciendo. En 1970 regresamos a Lima. Y, aunque las brujas no pudieron matarme, sí nos arruinaron: de la urbanización donde vivíamos, con agua y luz, pasamos a un cerro junto a las lagartijas y culebras. Pero siempre estuvimos juntos, en las buenas y en las malas. Esto no aprendió John pese a que les contaba mi historia hasta el cansancio. ¿Sigue despierto, don Juan de Dios? Es que hace calor y me pica todo el cuerpo, señorita, ¿puedo ir a darme un baño? Ay, don Juan de Dios, después se enferma y me sancionan. Le voy a traer una pastillita para la picazón. Ya vuelvo. Ya, señorita.










3



La cola avanza lentamente, tan lento que parece un cortejo fúnebre, pienso.
El viejito que está delante de mí me pregunta de qué estoy enfermo. Mi padre es el que está mal, le digo.
¿Sí? ¿Qué tiene?, interviene la chica que está detrás de mí.
Qué tendrá. Está todo amarillo y le pica el cuerpo.
De repente tiene hepatitis, conjetura la chica. Por el color amarillo.
Habrá comido algo que le hizo mal, dice el viejito. ¿Cuántos años tiene?
Va a cumplir ochenta y dos años dentro de un mes.
Ay, tienes que cuidarlo, dice la chica. Dicen que a los viejitos los matan en el Seguro. Si puedes, llévalo a una clínica.
¿Con qué plata?, le digo, tocándome los bolsillos, pensando en el dinero que me debe Vinces.
¿Cuántos hijos son?, pregunta el viejito. Deberían de hacer un pozo.
Seis, pero no todos trabajan.
Eso es lo malo, dice la chica.
¿Y usted de qué está mal, señor?
El domingo le dio un derrame cerebral a mi señora. Voy a recoger los resultados de la tomografía que le hicieron.
Hablamos de la presión alta. Les digo que mi mamá murió de un derrame cerebral. Seguro le darían cólera, dice la chica. Mmm, murmuro, un hermano se casó a la loca, la otra hermana se metía en la vida de todo el mundo.
Eso es lo malo de tener muchos hijos, dice el viejito.
Cría cuervos y te sacarán los ojos, filosofa la chica.
El viejito llega a la ventanilla, entrega su DNI, y un minuto después le dan una hoja. Nos dice chau y se va.
Ahora es mi turno. Entrego el DNI del viejo, la que atiende busca en la computadora, la impresora empieza a funcionar, y me entrega una hoja.
Chau, le digo a la chica. Ella sonríe.
Leo la hoja:
ESSALUD Fecha: 07/02/2009
HOSP. II VITARTE Hora: 10:33:46
SERVICIO DE DIAGNÓSTICO POR IMAGEN Usuario: Giulianna
N°. Examen: 00152526
RESULTADO DE ECOGRAFÍA
Procedencia : EME Emergencia
Citado el : 23/01/2009 Viernes Autogenerado : 2703081GTLAJ007
N°. Acto Médico : 4021705 N°. Historia : 153324
Paciente : Juan de Dios Edad : 81 Sexo : Masculino
Servicio : Servicio no registrado Cama :
Médico : N° Ubicación :
Examen solicitado : Ecografía abdominal (Mañana)
Diagnóstico (CIE) :
…………………………………………………………………………………………….
Informe de Ecografía
Hígado: Con incremento moderado de su ecogenicidad parenquimal. No se aprecian lesiones focales. Se evidencia dilatación de vías biliares intrahepáticas.
Vesícula biliar: Ausente por antecedentes qx.
Colédoco 20.8 mm.
Vena porta 10 mm.
Páncreas: Ecogénico no se evidencia lesiones focales.
Aorta: De disposición, calibre y pared dentro de límites normales.
Bazo: Homogéneo. Dimensiones dentro de límites normales.
Cavidad abdominal: No se aprecia líquido libre.
Conclusión:
1. Dilatación de vías biliares intra y extrahepáticas.
2. Hepatopatía difusa moderada.
Código Resultado: Ver texto.
Registrado por: RLlanos 23/01/2009
Modificado por: RLlanos 23/01/2009
________________________________
Dr(a). Dueñas Janampa Marco Antonio
¿A quién le pregunto qué significa este diagnóstico? Me acuerdo de la enfermera Pari que conocí mientras estuve hospitalizado. Ella me puede ayudar.
Voy a Urología. En las puertas de los consultorios hay largas colas de pacientes. Hay tantos enfermos que pareciera que el país entero estuviera enfermo.
¿María Malpartida? Un enfermero empuja una silla de ruedas donde va una mujer de unos cuarenta años, o un poquito más, que se parece demasiado a esa secretaria de la Navarrete que conocí hace veintidós años en la Línea Uno que nos llevaba a nuestros trabajos. Los mismos ojos oscuros y grandes de entonces, los cabellos lacios y castaños ahora lleno de canas como el mío, el rostro de muñeca ahora demasiado pálido y con una mueca permanente de dolor.
Doy la media vuelta y los sigo. Ella vuelve el rostro. Quizá me ha reconocido a pesar que ya no llevo el cabello como los Soda Stereo de los ochenta, a pesar de la barba que me cubre parcialmente la cicatriz de la mejilla izquierda.
Cómo hemos cambiado con los años. Cómo ha cambiado todo. ¿Recordará esos días en que hacíamos malabares para transportarnos por culpa de los paros armados y la continúa huelga de transportistas? ¿Recordará esas interminables colas detrás del Coliseo Amauta para tomar el micro de regreso?
Un sábado 23 de setiembre de 1989, a la 1:07 p.m., lo recuerdo muy bien, nos vimos por última vez. Siempre pensé que quizá había muerto en un atentado, o que la habían desaparecido, o que quizá se había marchado al extranjero, como tantos peruanos, para huir de la debacle. Entonces el país se caía a pedazos.
Llegan al ascensor, la puerta se abre, entran. La puerta se cierra.
Me quedo allí, mirando los números de los pisos que se van encendiendo de rojo.
¿Y si no era María?
Doy la media vuelta para ir al tercer piso.
Para ir donde la señorita Pari, le digo al guachimán.
Salió de guardia a las ocho, me dice. ¿Algún encargo?
Ninguno. Vuelvo otro día.
Salgo del Almenara. Voy a la avenida Grau. Tomo la combi para ir al hospital de Vitarte.
Dilatación de vías biliares intra y extrahepáticas debe significar crecimiento, expansión, inflamación de las vías biliares por dentro y por fuera, ¿no?, pienso en el trayecto, leyendo una y otra vez ese diagnóstico. Hepático debe ser algo relacionado con el hígado. ¿El tumorcito que le dejaron cuando lo operaron hace dos años habrá crecido? ¿No dijo el doctor que tardaría veinte años en crecer? ¿Será un tumor maligno?
De hepatopatía difusa moderada solo entiendo difusa y moderada. Difuso puede significar vago, impreciso, también abundante, dilatado, ancho. Moderado es no excesivo, según los recuerdos de mis clases de RV.
No está en la conclusión, sino en el informe: hígado: con incremento moderado de su ecogenicidad parenquimal. ¿Qué será ecogenicidad parenquimal? Incremento moderado debe ser crecimiento moderado del hígado.
¿Por qué no lo escribirán en un lenguaje más claro? Si los médicos escriben en jeroglífico, sus diagnósticos parecen estar en chino.
Le saco una copia antes de entregarlo a la enfermera. En el hospital de Mariana le pueden ayudar.
¿Qué tendrá mi papá, señorita?
No sé, me dice la enfermera. El médico ya nos dirá qué tiene.
Si ella no lo sabe, peor yo que de medicina no sé nada.
¿Puedo ver a mi papá?
Solo un ratito. No es día de visita.
El viejo apenas si ha probado su almuerzo. Dice que no tiene apetito.
Tienes que comer para estar fuerte, le digo.
¿Cuándo iremos a la casa?, me pregunta.
El doctor lo dirá, le digo.
En el parque del frente los chicos juegan carnaval, se corretean globos en mano. Sus chillidos, gritos destemplados llegan hasta nosotros.
Hoy no es día de visita, me dice el guachimán, entrando a la sala. ¿Puede retirarse?
Me voy, papá, le digo al viejo, acariciándole la calva, que también está de color amarillo. Mañana vengo.
Lagrimea.
Ya iremos a la casa pronto, le digo. Ten un poco de paciencia nomás.
Voy al mercado a almorzar. La casera me pregunta cuándo empiezan las clases. El primero de marzo, le digo.
De allí, a la casa. Mariana está con un humor de perros: ha llamado Emilia para decir que John no se acuerda de sus hijos, que no tienen nada que comer. ¿Ese qué hace metido allí, en lugar de buscar trabajo? Ese es John, que está ocupando el cuarto que era de mamá.
¿Y yo qué puedo hacer?, le digo, alegrándome: entre más jodida esté Emilia, mi madre estará más feliz en el lugar donde esté. Eso es problema de ellos. Tampoco lo voy a botar diciéndole vaya a trabajar, ¿no? Esa debería de trabajar en lo que sea y no esperar que solo el marido la mantenga.
Ni le doy la copia de los resultados. A veces pienso que es mejor que mamá se haya muerto, sino hasta ahora Mariana la seguiría atormentando. Han pasado casi cuatro años de su muerte y John sigue cagado. Hasta tiene un hijo botado por ahí: el otro día llegó una notificación de la Demuna donde una chica lo demanda por alimentos.
Después de un duchazo y descansar un poco, me pongo a limpiar la choza del viejo. Está lleno de cachivaches como un anticuario. Todas las cosas que nosotros desechábamos, papá las guardaba. Encuentro el diploma que me dieron en 1981 cuando terminé la primaria. Encuentro los diplomas que recibía John en aprovechamiento y conducta cuando todas las esperanzas de los viejos estaban puestas en él. Encuentro la autoradio a batería que utilizaba yo cuando no teníamos luz. Encuentro esa chaquetita roja que mamá decía esto te ponías cuando eras bebito. Es tan chiquito que no le entraría ni a un muñeco. ¿Para qué guardaría papá esos cachivaches? ¿En qué momento se pondría a rebuscar la basura para ver si había algo que podía conservar?
Encuentro un maletín lleno de papeles, documentos, cartas. Están en buen estado a pesar que la humedad ha carcomido partes de algunas hojas. Me llevo el maletín antes que alguien se dé cuenta. Estos papeles me pueden ser de gran utilidad.
Encuentro una carta de mi padre a mi madre. Está escrita a máquina.
Vitarte, 14 de Octubre de 1,968
Señora María.
Me siempre querida y inolvidable esposa, les deseo que la presente carta que les halle gozando de lo más perfecta estado de salud en unión de nuestras hijas y el pibe, y más familiares que les rodea en esa.
Después, de saludarte con singular afecto de siempre, comunico con emotivo sentimiento y nostalgia, siempre añorando nuestro terruño que, por qué realmente siento el calor del hogar, tu sabrás comprender querida esposa María no puedo vivir más tiempo alejado de Uds. por qué mis hijas las quiero como se fueran las niñas de mis ojos, espero que todos Uds. que estén bien y sin extrañar el Domingo 20 de este més salgo de viaje se Dios nuestro salvador así lo dispone, como vuelvo decirte no se preocupen por mi, por que nuestro divino es muy bondadoso el sabrá apiadarse de nosotros.
Querida esposa hé recibido tu cariñosa xxx carta con la fecha 11 del presente més, en la cual me dices que están bien todos x por la divina providencia de nuestro salvador, lo único me extraña mucho tu no me dices nada tanpoco de la carta que mandé con el portador don Julio Viveros con $. 400.00 soles, ahora que ha regresado mi sobrino Ignacio Villaroel, mi a dicho que te ha entregado delante de el, tu no mi mandas ninguna noticia al respecto, yo recibí la primera carta que mi mandastes con la Agencia E.T.A.S.A. y la respuesta iba mandar con la misma Agencia, que resulta el dia siguiente llegó mi tio Antonio Villanueva de Chincho, y mi dijo que iba regresar enmediato, lo hice la carta y le entregue, por supuesto por motivos de fuerza mayor no pudo y habia postergado su viaje una semana más total 2 semanas, de modo ambos hemos cometido herrores, posiblemente don Victor Riveros ya va llegar para preguntarle a el mismo.
María dice el Doctor Humberto Tineo está de acuerdo que yo vaya a trabajar a la Hacienda Santa Rosa, el espera que hagamos buenos areglos con el Sr. Teofaldo Tineo, ya estos dias voya estar allí para areglar conmigo mismo al respecto de negociación, poco a poco haremos todo por que hay que tener un poco de pasencia, tambien tengo otros proyectos por adelante yo ya veré juntamente contigo a cual de ellos vamos a enclinarnos, ó mejor dicho en cuál de ellos vamos a trabajar ya se verá, si no nos conviene ningunos juntamente nos regresaremos a Lima, comido ó no comido juntos con nuestras hijas pasaremos la vida para eso soy su padre.
Reciben mis saludos cordiales de una manera muy especial todos Uds. lo mismo mi tio Teófilo Bendezú, mi tia Satornina Bendezú, Irene, Odilia, Wince, Nestor Faustino y familia, mis suegros, mi papá Julián, mi mamacita Félicitas, Anaco y familia, Teófilo, Teodora, Susana e hijos, y Antoquita que no deben olvidar.
Me despido sin más que decirte tu esposo que te quiere de todo corazón, ancioso de vertes y estrechartes muy pronto entre mis brazos.
Atte. y S.S. Juan de Dios
Recibe $ 100.00 soles oro por el portador don Antonio Villanueva.
Esa es la carta que mi padre, con muchos errores ortográficos, le escribió a mi madre hace cuarenta y un años. Supongo que yo soy el pibe, ¿no? Ese 14 de octubre de 1968 yo tenía cuatro meses de nacido. La carta está sin sobre, ¿mamá, mis hermanas y yo estaríamos en Cangari, donde yo había nacido, o en Huanta? ¿Ya habían devuelto la chacra que arrendaron a los Rivero? No, no, la chacra la devolvieron cuando Velasco dio la ley de la Reforma Agraria, o sea en 1969. ¿Qué hacía el viejo en Lima? ¿Estaría buscando trabajo? Menciona la posibilidad de trabajar en la hacienda Santa Rosa, ¿ya estaría curado de sus males?
Si estábamos en Cangari, ¿quién nos acompañaba? ¿O estábamos solos en la chacra? Mamá una vez se llevó el susto de su vida. Papá estaba en Lima, la vieja estaba en la chacra sola con mis hermanas. Estaba embarazada de mí. Una noche, la despertó los ladridos del perrito que tenían. El perro ladraba porque afuera rugían. León, pensó mamá, asustada, recordando que los leones, en realidad era un puma, solían abrirle la barriga a las embarazadas para comerse el feto. La vieja aseguró puertas y ventanas, que eran de calamina, y se puso a rezar para que al león no se le ocurriera subir al techo, que fácil hubiera cedido al peso de la fiera. Parece que los ladridos del perrito espantaron al animal porque los rugidos cesaron. Al día siguiente, la vieja encontró en la tierra unas enormes huellas. Menos mal que ese día su papá llegó de visita y después mandó a su hermano Teófilo para que nos acompañara.
¿Saturnina Bendezú sería algo de los negros Bendezú que le hicieron brujería a mi mamá cuando llegamos al barrio? Por culpa de ellos murió Eva Cristina. Antoquita debe ser mi tía Antonia, hermana menor de mi mamá, que murió jovencita y está enterrada en el cementerio de Cascabel, en Cangari. Le dio el abuelo, o algo así.
Encuentro una carta de mi abuela Felicitas dirigida a mi mamá.
Chincho, 27 de agosto de 1962
Señora María
Lima
Querida hijita:
Deseo que al recibir la presente te encuentres bien de salud. Por ésta nos tienes sin novedad.
Para comprar la chacra tenía que vender un novillo pero como tú habías dicho que no venda, te suplicaría que me mandes entre Anacleto la suma de dos mil soles.
He recibido todo lo que me has mandado más 80 soles de lo que te agradezco bastante.
Sin más por ahora tu mamá que te quiere
Felicitas Ceras
Disculpa que esto te mande a la ligera.
Al reverso hay unas líneas dirigidas a mi tío Anacleto:
Señor Anacleto
Querido hijito:
Esta te escribo muy a la ligera con el objeto de decirte que para la chacra me mandes $2.000, porque yo tenía que vender el novillo y en vista de que Uds. no quieren te suplicaría para que me mandes.
También te suplico para que le digas a ese (ininteligible) Valenzuela para que le pase su manutención a su hijo que hasta ahora sólo le ha dado $100.00 (cien soles) y no recuerda más, ya en pesa Uds. arreglen.
Sin más por ahora tu mamá que te quiere
Felicitas Ceras
Reciban saludos de tu papá
¿Sabía leer y escribir mi abuela? La carta está escrita a mano con buena letra y sin errores de puntuación ni tildación. Solo el nombre de Valenzuela no se entiende. Si mi abuela sabía leer y escribir, ¿por qué dejó que mi madre no aprendiera a leer y escribir?
Poco a poco iré revisando todos estos papeles.


4