EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

lunes, 28 de junio de 2010

Animal nocturno

Avanzo a buen ritmo el manuscrito de esta novela. Hasta el momento todo bien, todavía tengo la imaginación y todos los sentidos puestos en esta historia, todavía tengo la mente llena de palabras, imágenes, situaciones, todavía siento las ganas de escribir que a veces se pierden cuando llevo avanzados un par de capítulos. Hace tiempo no me pasaba eso: cuántos proyectos quedaron en las páginas iniciales. Incluso esta novela, de la que avancé unas cuantas hojas y al final abandoné. Pero un día, hace un mes por lo menos, retomé la escritura, claro, antes la historia había estado rondando mi cabeza obsesivamente y el primer capítulo me salió casi como si alguien me lo dictara. El segundo igual. En el tercero sí tuve dificultades porque estoy contando la vida de una mujer, la estoy inventando, y como no soy mujer ni nada que se le parezca, me demoré días. El cuarto salió fácil. Y ahora estoy a punto de acabar el séptimo capítulo y entrar en el octavo, en que cambiaré la voz narrativa. Pero no son los capítulos finales, terminados. Por lo menos todo lo que resta del año haré el primer manuscrito a un ritmo de una o dos hojas, tres si es que el cerebro no se cansa, el verano que viene haré el segundo manuscrito y después la empezaré a tipear y de allí la mandaré a los concursos para ver si la chunto en España, que ese es el objetivo final porque acá no pasa nada, acá, si no pagas, no publicas, y yo nunca pagaré para que me publiquen, tampoco tengo prisa por publicar ni sueño con vivir de la escritura porque menos mal tengo mi trabajo que bien que mal me da para vivir así que ando sin prisas, haciendo las cosas con calma porque al fin y al cabo escribir es un hobby para mí, un pasatiempo nada más. Así que con mucha paciencia e imaginación terminaré de escribir esta historia. Más que imaginación, estoy contando mi vida, reinventándola, utilizando las vidas de algunas personas que conozco, sobre todo esas personas de entrañas negras, negativas, con las que uno se cruza, y se relaciona muchas veces, en la vida porque, debajo de esas apariencias de gente anodina, inteligentes, se esconden monstruos, seres viles que tan magistralmente pintó José Donoso. Y lo más lindo es que pongo sus nombres verdaderos porque así se me hace más fácil recordar sus "hazañas". Como dijo un poeta de triste recordación, "no eres nadie, si un día te conocen, será gracias a mí". No aspiro a tanto con esta novela, pero ya veremos qué pasa en el camino, no vaya a ser que al final la tire por la borda y quede en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada