EspaInfo.es

espainfo.es
estamos en

jueves, 31 de mayo de 2012

Fin de mes

Se acaba mayo, ando medio agripado. Tal como me dijeron, fui al Seguro y llegué justo a las 6:30 de la mañana, y todo para que me dieran un papelito y me dijeran vuelva usted el 2 de junio de 3 a 7 pm para darle la cita. Habían dos chicas en ese módulo, la otra no hacía nada. Esta es la burocracia que mantengo con lo que me descuentan. Qué manera de hacerle perder el tiempo a uno como si uno se estuviera rascando los huevos. Pensándolo bien, ni iré el sábado, a la mierda si me muero, total, algún día tengo que morir, siempre he pensado que no viviré los 82 años que vivió mi padre ni los 69 de mi madre. Dudo que llegue a viejo.
En Vitarte está haciendo frío y lloviznaba. Estuve como una hora haciendo tiempo en el Seguro y a las ocho me fui a buscar un lugar para imprimir unos trabajos y di vueltas por el lugar donde vivieron mis padres hace 50 años cuando eran jóvenes. Lástima que nunca se me ocurrió decirles que me enseñaran la casa donde vivían. Hay cosas que ahora quiero saber y nunca las sabré.
El mes ha pasado rapidito. El tiempo pasa más rápido cuando uno se hace mayor.
Si no me equivoco, hace cuatro años gané cierto premio donde hasta ahora me deben los cinco mil soles del premio, el diploma y creo que un recordatorio, como decían las bases. Bueno, hay premios y premios. Estos detalles hacen que uno conozca a las personas.
Y hablando de las personas que incumplen, otro es mi hermano. Invertí, el negocio se fue a la mierda, me adeudé hasta el cuello, el conchudo ese dijo te voy a ayudar a pagar la deuda, hace ocho meses están que me descuentan y hasta ahora no da ni un sol. ¿Cómo será vivir sabiendo que le debes a las personas? Yo jamás le he debido a alguien, hasta vergüenza me da pedir medio solo, menos mal que nunca lo he hecho. Bueno, el mundo está lleno de personas que se las dan de escrupulosas y tienen el alma más negra que una noche sin estrellas. Al mal tiempo buena cara, y a confíar en uno mismo y ya no creer en lo que dicen las personas. Menos mal que la ficción sirve para pasarles las respectivas facturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada